Cambiar cosas en el mundo

Cambiar cosas en el mundo
Rate this post

Cambiar cosas en el mundo

“Cada día estaba más poderosamente impresionado con la capacidad de cambiar cosas en el mundo tan solo con visualizarlas, veía que el amor cambiaba el mundo cada vez que reemplazaba el “desamor”. El esquema entero de la civilización podía ser alterado profundamente enfocándose en el poder del amor en un punto muy específico. Cada vez que esto sucedía, la historia se ramificaba hacia nuevos caminos.

2 1 600x450 - Cambiar cosas en el mundo

Cambiar cosas en el mundo

Parecía que ahora que este entendimiento crucial no solamente podía ser comunicado al mundo, pero, además, podía ser demostrado de forma visible e irrefutable. Parecía que la gran tragedia humana había sido siempre que la psique estaba tan engañada, que la discordia y la lucha habían sido la consecuencia inevitable de la inhabilidad humana de distinguir entre lo verdadero y lo falso. Pero había una respuesta a este dilema fundamental, una forma de poner nuevamente en contexto la naturaleza de la propia conciencia y lograr que fuera comprensible aquello que de otra manera tan sólo podía ser presumido.

La mente humana individual es como una terminal de computadora conectada a una base gigante de datos. La base de datos es la conciencia misma, de la cual nuestro propio entendimiento es apenas una expresión individual, pero con sus raíces en la conciencia común de toda la humanidad. Esta base de datos es el dominio de la genialidad, ya que ser humano es participar en la base de datos, todo el mundo, por virtud de su nacimiento, tiene acceso a la genialidad. La información ilimitada contenida en esta base de datos ha sido ahora revelada para que esté disponible fácilmente para todos en unos pocos segundos, en cualquier lugar y en cualquier momento. Esto es sin lugar a dudas, un descubrimiento deslumbrante, que conlleva el poder de cambiar las vidas tanto de los individuos como de la colectividad, a un grado que no ha sido todavía anticipado.”

David R. Hawkins: El poder contra la fuerza

Deja un comentario