Caracteristicas del ego

Rate this post

 

Caracteristicas del ego

El núcleo de los tres grandes caminos, el del “corazón”, el de la “mente” y el de la “acción” es el proceso de la entrega. Este es activado por la intención y la actitud de la voluntad. Progresivamente, cada pensamiento, sentimiento, impulso, idea o creencia es reconocido y luego liberado y entregado a Dios. Cada uno es una ilusión, un programa, un símbolo, y un impedimento a la claridad de la consciencia sin obstáculos del Ser.

3 31 600x600 - Caracteristicas del ego

Cada concepto, idea, imagen, recuerdo o fantasía es el producto de la percepción. Todos estos obstáculos tienen etiquetas que indican crítica y posicionamiento (por ejemplo, aceptable frente a inaceptable, cierto frente a falso, deseable frente censurable, o bien frente a mal). Estos representan una serie interminable de significados y matices de la infinita complejidad, que se retroalimentan en la interconexión, una espiral continua que se propaga en nuevas espirales.

Esta corriente interminable de contenido mental se propaga de una fuente subyacente que puede ser localizada e identificada. A menos que esta fuente de interminable cháchara pierda fuerza, tiene la función instintiva de la proliferación interminable de datos y la ofuscación de su origen y propósito. El buscador espiritual se ahoga abrumado y consternado ante el espectáculo de deshacer este caleidoscopio interminable de contenidos.

Al examinar el contenido general de la conciencia, se hace evidente que una purificación espiritual de este contenido voluminoso, en constante expansión, y en permanente fantasmagoría es imposible. A través de la pantalla de la conciencia aparecen un sinfín de productos mentales y emocionales que están adornados por recuerdos e imaginaciones. Todos estos son los productos lineales, dualistas de la percepción y los posicionamientos.

Es evidente que dirigirnos al contenido del pensamiento sólo nos conduciría a una mayor confusión, y el mismo proceso al hacerlo así crearía automáticamente la producción de contenidos adicionales. Afortunadamente, hay otra solución hacia el no hacer del dominio del ego/mente/yo, aquello que se identifica con el contexto y no con el contenido.

La primera ilusión a entregar es la creencia de que existe alguna cosa tal como “la mente”. Por experiencia, uno sólo puede decir que los pensamientos, sentimientos, imágenes y recuerdos entran en nuestra consciencia en una progresión sin fin. La palabra “mente” es por tanto, sólo un concepto, como lo es la palabra “ego”.

El “ego” como es usado de aquí en adelante se refiere generalmente a una colección de pensamientos que se supone que son representativos de tu realidad personal e identidad, con la sombría implicación que la agrupación de los pensamientos y creencias propone. El propósito es mantener la ilusión del yo personal como “causa” interna de la propia existencia y actividades, incluyendo los pensamientos y sentimientos. Una vez más, la implicación del “ego” es que es la recopilación auto-protectora y estructura de los procesos de pensamiento y así se culpabiliza como culpable y fuente de error espiritual.

Un elemento importante del significado del término “ego” es la implicación de que su verdadera base es el orgullo y el narcisismo, lo que lleva a la culpabilidad por el egoísmo implícito del ego. El ego es también un término psicológico que por lo general tiene un valor de supervivencia implícito. En terapia, un paciente puede tener el problema de la “debilidad” del ego y la baja autoestima. Por el contrario, “egoísmo” o “egoísta” significa sobre-inflación o incluso grandiosidad.

En lenguaje espiritual, “ego” implica una cualidad negativa, un obstáculo para la realización debido a su construcción dualista lineal. En la psicología, sin embargo, el término refiere adaptación y las habilidades de supervivencia necesarias para tratar eficazmente con el mundo.

David R. Hawkins: Yo, Realidad y Subjetividad, cap. 2

 

Deja un comentario