4.4/5 - (5 votos)

Un maestro espiritual es la persona que nos enseña la verdad.
En Oriente, en la tradición y cultura de la antigua India, tener un maestro espiritual era tan importante, tan básico, que todas las personas cuando llegaban aproximadamente a los 12 años de edad buscaban su maestro espiritual y recibían los mantras (oraciones e invocaciones) sagrados de iniciación. El maestro espiritual, enseñando la cultura védica, impartía instrucciones, sobre cómo alcanzar la autorrealización y cómo practicar la sagrada ciencia del yoga.

Cómo encontrar a un Maestro espiritual

El maestro espiritual es una gran necesidad para todos nosotros. En la sociedad moderna tenemos maestros para todo: para computadores, para mercadeo, para mecánica, pero no tenemos maestros que enseñen la ciencia del alma y de cómo despertar el amor eterno en nuestro corazón.

Para encontrar un maestro espiritual genuino el principal requisito es desear encontrarlo, eso significa que se debe tener la disposición para eliminar los errores cometidos en la vida y aceptar las virtudes que lo lleven a uno a la perfección espiritual.

El proceso para encontrar un maestro espiritual es explicado en las escrituras védicas así: Comenzamos con una oración pidiendo que el Señor Supremo nos guíe hacia el maestro que nos va a enseñar cómo llegar a Él. De esta manera, el maestro espiritual original que está en nuestro corazón, Paramatma, la Superalma, la voz interna o el ángel de la guarda, el que sabe todo y conoce a todos y siempre está a nuestro favor, nos instruye en nuestro camino hacia la Luz. Cuando nosotros deseamos tener un maestro espiritual pedimos  auxilio a Paramatma(el Señor Supremo en el corazón) para que nos dé la inteligencia y nos muestre cómo es el camino hacia Él. La primera oración que deberíamos hacer es como la extraída delRamayana, un clásico de la literatura de la India y dice así:

“¡Oh mi señor!, no sé quién eres, ni dónde estás, pero Tú siendo omnipotente, omnisciente, por favor escucha mi plegaria; yo hoy te pido que Te encargues de mi vida, me entrego a Ti; pero tengo un gran problema, no sé lo que Tú quieres de mí, por ello de ahora en adelante mi vida será Tuya, yo voy a eliminar todo lo que pueda entender que a Ti no te gusta y voy a tratar de usar y practicar en mí vida todo aquello que mí corazón me dice que a Ti te gusta”.

Cuando un devoto, un yogui, un alma espiritual sincera ora de esta manera; el Señor de ahí en adelante se encarga de su camino.

El maestro espiritual se llama Guru; Gu es oscuridad, y ru significa quien nos saca de ella. Él nos dice la verdad aunque nos duela y nos ocupa en actividades para una causa común, en el servicio amoroso a Dios; también nos muestra el sendero del yoga, nos enseña las técnicas de meditación y nos permite entrar en su familia espiritual. Podemos encontrar un maestro espiritual solamente por la infinita misericordia del Señor que lo sabe todo. Los maestros espirituales vienen de una tradición o cadena de maestros en sucesión discipular; ellos practican la vida espiritual, la humildad, la sencillez y siempre están dispuestos a ayudar a sus discípulos.

Nanzenji. Comunidad Zen