Desapego y aceptación

Desapego y aceptación
Rate this post

Desapego y aceptación

El desapego es una actitud de retirada emocional de los asuntos del mundo que lleva a la serenidad y a la paz mental. Se sustenta en el rechazo a la seducción emocional que nos provocan los disgustos y los problemas de otras personas. También supone dejar que el mundo y sus asuntos resuelvan sus propios problemas y su destino.

La implicación y la intervención reactiva en el mundo pueden dejarse en manos de personas que sientan una llamada para ello.

1 99 600x407 - Desapego y aceptación

Ser “buena persona” es una cosa; la iluminación es otra. Uno es responsable del esfuerzo, no del resultado, que depende de Dios y el universo.

No es lo mismo desapego que indiferencia, retirada o distanciamiento. Si se entiende que lo que hace falta es el distanciamiento, se generara dejadez y apatía. En cambio, el desapego permite una plena participación en la vida sin intentar controlar los resultados.

La aceptación es la gran sanadora de conflictos y de sufrimientos. Corrige también importantes desequilibrios perceptivos e impide el dominio de sentimientos negativos.

Todo tiene un propósito, y ser humilde significa no pretender comprender todo lo que ocurre. La aceptación no es pasividad, sino no posicionamiento. Se puede evitar el desarrollo de un ego espiritual si nos damos cuenta de que el desarrollo espiritual es consecuencia de la gracia de Dios y no del resultado de nuestros esfuerzos.

David R. Hawkins: El ojo del Yo, cap. 9

One Response

  1. luis angel muñoz reyes 09/04/2014

Deja un comentario