El sendero de la iluminación

El sendero de la iluminación

La religión se dirige principalmente al reino de la dualidad, mientras que la iluminación se dirige a la no dualidad.

El estricto sendero de la iluminación dice que, en la medida en que la dualidad es una ilusión, no merece la pena intentar perfeccionarla. Por tanto, el ego debe ser trascendido y visto como la ilusión que es. Ser una “buena persona” es digno de alabanza; pero eso, en sí mismo, no trae como consecuencia la iluminación. La posibilidad de alcanzar la iluminación se basa en una avanzada comprensión de la naturaleza de la consciencia.

2 105 600x354 - El sendero de la iluminación

El camino de la purificación y la perfección espiritual llevará a una personalidad que se verá como más “santa” o pura. En cambio, el sabio iluminado no tiene interés alguno ni en el cuerpo ni en la personalidad y, para una persona normal, puede parecer por tanto más hosco y descuidado.

Nisargadatta Maharaj (con un nivel de consciencia de más de 700), por ejemplo, no dejaba de fumar cigarrillos indios, golpeteaba la mesa cuando se ponía nervioso y exhibía su personalidad ordinaria. Un maestro zen puede ser muy brusco y enérgico; sin embargo, el amor es el mismo en todos ellos, aunque puedan expresarlo de forma diferente.

El cuerpo es un producto de la naturaleza, y lo que hace no tiene interés realmente. La mente y la personalidad son productos del entorno social, de la influencia familiar y del programa cultural. El refinamiento y la cultura en una persona pueden ser activos sociales agradables y valiosos, pero eso no es el Yo. A medida que uno se aproxima a la iluminación, se hace evidente que el yo no es el Yo, aunque lo incluya.

David R. Hawkins: El ojo del Yo, cap. 18