Guiar nuestra evolución interior

¿Por qué es que la humanidad aún no ha hecho la transición de una sociedad materialista a una basada en los principios de la armonía, el respeto y el amor? Creo que es porque la mayoría de los seres humanos han estado viviendo en la ignorancia de la verdad. Es posible que hayamos adquirido mucho conocimiento e información, pero la mayoría de los habitantes de la Tierra no tienen una idea clara acerca de su propia existencia. Por lo tanto, aunque las soluciones a los problemas del mundo están en realidad en nuestras manos, no podemos verlas, porque estamos cegados por nuestra fija auto-percepción.
Todo ser humano posee una capacidad creativa. La energía pura siempre emana de la fuente del universo, y cada uno de nosotros recibe un suministro constante de esta energía. Cómo la utilizamos en cada momento determina nuestro futuro y el futuro del mundo. Esta energía universal tiene un potencial infinito. Cada uno de nosotros le asigna una forma para que la energía por medio de nuestros pensamientos y palabras. Este es el proceso de creación.
1017069 545600885502004 1770127183 n 600x396 - Guiar nuestra evolución interior
Los pensamientos, las palabras y las emociones que los seres humanos emiten cada momento están constantemente fluyendo adelante de su cuerpo como energía creativa. Cada pensamiento y la palabra tienen su propia vibración única. Y los que tienen una banda de frecuencia similar entre sí para formar un «campo de la creación.» Cuando la energía de un campo creativo particular, se ha acumulado hasta un punto crítico, se manifiesta en el plano visible de una manera u otra.
Por lo que observo, hay muchos tipos diferentes de campos creativos. Por ejemplo, hay campos creativos con energía positiva, como los campos de la compasión, el optimismo, la dignidad, la sinceridad, el coraje, la gratitud, la paz y el perdón. Por otro lado, hay campos creativos con energías negativas, como la ira, el miedo, el pesimismo, ansiedad, odio a sí mismo, el suicidio, la discriminación y la venganza.
Como un campo creativo sigue creciendo en tamaño, ejerce una influencia cada vez más fuerte en las personas que emiten pensamientos similares. Va a afectar a las decisiones de las personas, el comportamiento, las relaciones y condiciones de salud. Y, a mayor escala, que podría incluso manifestarse en forma de una guerra o un desastre natural.
Las palabras, en particular, son una forma concentrada de energía y un medio poderoso de la creación. Mucho se ha escrito y dicho sobre el poder creativo de la palabra. Pero me parece que pocas personas entienden realmente este poder. Las palabras están realmente vivas. Las palabras atraen a la gente. Las palabras motivan a la gente. Las palabras son infecciosas. Y las palabras también tienen bordes afilados. Las palabras pueden dar vida. Y las palabras pueden incluso causar la muerte.
Debemos asumir la responsabilidad por cada palabra que pronunciamos. Nuestro primer paso es monitorear constantemente las palabras que emitimos descuidadamente por costumbre. A continuación, debemos entrenarnos para reemplazar intencionadamente las palabras negativas con las positivas. Con firme determinación, debemos resolver para crear un nuevo hábito, por volver a grabar sólo palabras positivas sobre la vieja cinta que juega en nuestra mente consciente y subconsciente. De esta manera, podemos cambiar el resultado de nuestro propio futuro, y al mismo tiempo, verter la energía positiva en la conciencia colectiva de la humanidad.
El punto que quiero destacar es esto:
Todo lo que ocurre y se manifiesta en este mundo es de nuestra propia creación. Es la responsabilidad de cada uno de los miembros de la humanidad. El patrón observado en un individuo se refleja en la familia de esa persona, que a su vez se refleja en su comunidad, en su país y en última instancia en el mundo. Todo empieza con el individuo.
El nivel de conciencia de los individuos determina el nivel de conciencia de la humanidad en su conjunto. Si una persona logra la conciencia superior, la conciencia colectiva de la humanidad se eleva por tanto.
Como yo lo veo, las decisiones que la gente hace se dividen en tres grandes categorías de acuerdo con su nivel de conciencia. Estos tres niveles son: la conciencia materialista, la conciencia espiritual y lo que yo llamo la «conciencia universal».
Cuando estamos en el nivel de conciencia materialista, tomamos decisiones basadas en el ego y la codicia en el mejor interés de nosotros mismos, nuestras familias y los países.
Entonces, cuando estamos en el siguiente nivel, es decir, la conciencia espiritual, se opta por compartir con los demás. Nosotros respetamos y amamos a los demás y los tratamos como nos trataríamos a nosotros mismos.
Un nivel más alto es la conciencia universal. Cuando hemos entrado en este nivel, ya no hay ninguna separación entre el yo y los demás. Estamos en unidad con la naturaleza y toda la vida. Nosotros hemos restaurado nuestro poder original para sanarnos a nosotros mismos y a nuestro planeta.
Hasta ahora, la humanidad se ha visto impulsada por la conciencia materialista en su mayor parte. En el temor de la escasez, se ha continuado con la ganancia material del mundo exterior, tomando de los demás y agotando los recursos naturales de la Tierra. Si seguimos por este camino, nuestro mundo, sin duda, se dirigió hacia la destrucción.
Entonces, ¿qué camino debemos seguir en adelante? Si vamos a tomar las decisiones correctas y cambiar el curso de la humanidad, cada uno de nosotros debe evolucionar nuestra conciencia de materialista a lo espiritual, y, finalmente, a la conciencia universal. Sí, la humanidad está entrando en la era de la evolución consciente, y debemos orientar de manera consciente y con un propósito.
Para ello, debemos preguntarnos las preguntas últimas: «¿Quién soy yo?» y «¿Cuál es el sentido de mi existencia en la Tierra?» Todos y cada uno de nosotros debe hacer frente a estas preguntas inevitables y encontrar una respuesta clara para ellos. Conocer el propio yo verdadero es la clave para entender los misterios del cosmos. En otras palabras, si ahondamos profundamente en la naturaleza de la conciencia, empezaríamos a ver la imagen del vasto universo.
La verdadera esencia de nuestra vida está conectada a la fuente del universo. Cuando volvemos a encontrar esa conexión y alineamos nuestras intenciones con la intención universal de armonía, seremos apoyados por una maravillosa afluencia de una energía universal de dimensiones superiores, que no se puede acceder de otra manera.
Así que vamos a creer en nuestro potencial para la construcción de un futuro pacífico y sostenible para toda la vida en la Tierra. A medida que más y más personas contribuyen a la la creación de nuestra visión positiva con sus intenciones y palabras positivas, seguramente el campo de la vida va a crecer más grande y más potente. Juntos, podemos volcar los viejos patrones destructivos, entonces la humanidad evolucionará a nuevas alturas.
Que la Paz prevalezca en la Tierra
MASAMI SAIONJI

Un comentario de “Guiar nuestra evolución interior

  1. Luis Carrasco dice:

    el texto tiene algunos fallos de redacción, faltan un par de artículos y hay dos letras juntas. ya lo repaso

    ¿te llega el comentario?

    en la onda de pensamiento, como hermano gemelo.

Los comentarios están cerrados.