La Crítica

La Crítica

            La crítica está principalmente basada en el orgullo humano fallido y en menor medida a los comportamientos animales primitivos de las respuestas del ego más básicas que acaban de ser tratadas. Sin embargo, incluso en los grupos de animales, el comportamiento aberrante lleva al rechazo por parte del rebaño o manada.

            En humanos, los condicionamientos sociales establecen los comportamientos aceptables frente a las conductas inaceptables o sistemas de creencias. Las denuncias peyorativas y condenas están institucionalizadas, y la crítica está apoyada y alentada. Los comportamientos están identificados con la moralidad y la ética y simplemente clasificados como el bien contra el mal o lo correcto frente a lo erróneo.

4 17 700x465 - La Crítica

            Ya que la crítica puede ser, y a menudo ha sido, muy extrema en sus expresiones destructivas y consecuencias en la historia humana requiere un examen minucioso. Desde un punto de vista puramente espiritual, paradójicamente, la crítica en sí es considerada a veces como “errónea” o “mala”. Al mismo tiempo, el no criticar se describe como error o malo. Esto surgen de una posición en la que juzgar es necesario para la sociedad, donde las fronteras, normas y límites son vistos como necesarios para la supervivencia social.

            La manera de resolver este dilema es reconocer que la crítica es un punto de vista moral de bueno/malo. Se trata de una super-imposición de las conductas deseables frente a las conductas indeseables las que podrían considerarse como aceptables, factibles, íntegras y constructivas frente a lo inaceptable, no-íntegro, o destructivo. Existe lo que lleva a Dios, la vida, la verdad, y el amor, y existe, simplemente, lo que lleva a la dirección opuesta. Así, eres verdaderamente libre de apoyar o rechazar las alternativas sin condena.

            La inmersión de la humanidad en la trampa de la crítica se alimenta, apoya, y se propaga por los axiomas religiosos y las presunciones de que Dios es el fundamento último y la justificación para el juicio. Esto es, de hecho, uno de los mayores baluartes de las principales religiones basadas en el autoritarismo.

            En el ámbito de los niños o los animales doméstico, ciertos comportamientos son recompensados ​​y los errores no son recompensados. Esto resulta en un condicionamiento pavloviano, cuyo contenido depende de las circunstancias sociales, incluyendo la capacidad de los padres. Su éxito también depende de la capacidad innata del sistema cognitivo que es genéticamente trasmitido. El éxito del sistema de condicionamiento de recompensa/no-recompensa está plenamente influenciado por la matriz emocional en la que la recompensa del amor puede o puede no ser más importante que el miedo al castigo. En el mejor de los casos, la recompensa del amor se vuelve en predominante.

            En los niveles más bajos de la evolución de la conciencia, el bien contra el mal se identifica principalmente en el nivel animal de la ganancia frente a la pérdida. En otro nivel, la motivación se convierte en el miedo a las consecuencias negativas, incluyendo la culpa. A medida que avanza la conciencia, las motivaciones de la conducta incluyen la aprobación social, la auto-aceptación y la autoestima. Estas luego se mezclan en el nivel 200 de la integridad y la responsabilidad moral. Mientras esto ocurre, hablamos de la formación del carácter y la autoestima.

            Cuando el egocentrismo y el egoísmo disminuyen como motivadores, la capacidad de interesarse por la felicidad y el bienestar de los demás gana peso, y así el amor (nivel 500) y sus ganancias o pérdidas se vuelven dominantes. A medida que esta tendencia madura, el amor se convierte en la expresión de lo que te has convertido (nivel 540) y es incondicional. El amor se vuelve entonces el campo y el contexto y también el contenido de las intenciones y acciones.

            Así, queda claro que a medida que evoluciona la conciencia, ya no necesita juzgar o las polaridades de bien y mal como guía del comportamiento. La elección de lo que es íntegro y amor sucede espontáneamente, ya que es la expresión natural de una comprensión evolucionada de la vida. El discernimiento espiritual entonces trasciende la necesidad de confiar en el sistema de percepción dualista blanco/negro de un ego menos evolucionado. La moralidad es suplantada por la Realidad y el discernimiento espiritual.

David R. Hawkins: Yo, Realidad y Subjetividad, cap. 12