La importancia personal

La importancia personal

– Para un brujo, la realidad, o el mundo que todos conocemos, es solamente una descripción.

– Todo el que entra en contacto con un niño es un maestro que le describe incesantemente el mundo, hasta el momento en que el niño es capaz de percibir el mundo según se lo describen.

– La realidad de nuestra vida diaria consiste en un fluir interminable de interpretaciones perceptuales que nosotros, como individuos que comparten una membrecía específica, hemos aprendido a realizar en común.

1 52 600x450 - La importancia personal

– Lo peor que puede hacer es forzar al niño a estar de acuerdo con él.

– No puede hacerse nada peor que enfrentar sin más ni más a los seres humanos. … Un guerrero procede con estrategia.

– Si queremos “parar” a nuestros semejantes, siempre hay que estar fuera del circulo que los oprime. En esta forma se puede dirigir la presión.

– El susto nunca daña a nadie. Lo que daña el espíritu es tener siempre encima alguien que te pegue y te diga qué hacer y qué no hacer.

– La gente casi nunca se da cuenta que podemos cortar cualquier cosa de nuestras vidas en cualquier momento.

– Sólo una cosa era indispensable para todo lo que hacíamos. Lo llamo “El Espíritu”. No se puede prescindir del Espíritu.

– Ya no tengo Historia Personal. La deje un día cuando sentí que ya no era necesaria. ¿Cómo puede uno dejar su historia personal? Primero hay que tener el deseo de dejarla. Y luego tiene uno que cortársela armoniosamente, poco a poco.

– El hecho que yo sepa si soy Yaqui o no, no hace que eso sea historia personal. Sólo se vuelve historia personal cuando alguien más lo sabe. Y te aseguro que nadie lo sabrá nunca de cierto.

– Jamás sabrás quién soy ni qué soy, porque no tengo historia personal.

– Si no tienes historia personal, no se necesitan explicaciones; nadie se enoja ni se desilusiona con tus actos. Y sobre todo, nadie te amarra con sus pensamientos.

– Hacer preguntas sobre el pasado de uno es un montón de mierda.

– Vale más borrar toda historia personal, porque eso nos libera de la carga de los pensamientos ajenos.

– He borrado mi historia personal. Poco a poco, he creado una niebla alrededor de mí y de mi vida. Y ahora, nadie sabe de cierto quién soy ni qué hago.

Carlos Castaneda: Viaje a Ixtlan