4.7/5 - (7 votos)

Lo simple es hermoso

Existe una estrecha relación entre una casa llena de posesiones y un corazón lleno de deseos, entre un armario desordenado y un horario abarrotado, entre demasiada actividad adentro y demasiada afuera, entre no tener un lugar donde poner las posesiones y no tener prioridades para nuestras vidas. Éstas son pistas preciosas.

38404972 1477134955721355 2916966746051051520 n - Lo simple es hermoso

Nos recuerdan que bajemos la velocidad, que vivamos el presente, que reduzcamos los deseos que agotan nuestra vitalidad, que aclaremos prioridades para que podamos dedicar nuestro tiempo y atención a lo que más importa. Trágicamente, en la prensa de la vida moderna, hemos logrado retroceder una de las verdades más vitales de la vida: las personas se aman; las cosas se utilizan.

Si todo lo que quieres es amar, tu mente es bastante clara. La vida se vuelve simple; las decisiones están libres de trabas. No hay que preguntar: “¿Debería gustarme o no gustarme? ¿Debería ayudarla u obstaculizarla? ¿Debería acercarme a él o alejarme? » Tales preguntas no surgen. No te interesa si alguien está a tu favor o en tu contra; siempre quieres ayudar, siempre quieres amar.

Cuando quieres un paraguas, el comprador ideal entra en la tienda, recoge el artículo que quiere, lo paga y se va, todo en un par de minutos. No hay distracciones, ni compras impulsivas en el camino. Así es también el pensador ideal. Cuando es necesario pensar en un problema, el proceso es claro, directo y práctico. Las decisiones se toman sin ningún enredo emocional, sin ningún sentido de conflicto personal.

La mayoría de nosotros pensamos así rara vez, si es que lo hacemos. Lo que llamamos pensar suele ser preocupación. La mente despejada piensa solo cuando es necesario, y la mayor parte del tiempo, créame, no es necesario. Así como la basura engendra basura, los pensamientos engendran pensamientos. La mayor parte del pensamiento se trata de pensar. La mayoría de los pensamientos son sobre pensamientos sobre pensamientos sobre pensamientos. ¿Estoy distraído ahora o estoy pensando en distracciones? ¿Y ahora estoy pensando en pensar en distracciones? Y sigue y sigue. Puedes pasar toda la vida y nunca llegar al final de los caprichos de la mente.

Declaraciones como estas ni siquiera se entienden en el mundo moderno, pero puedo dar una ilustración simple de una mente despejada. Cuando regresas de conducir, ¿no estacionas el automóvil, apagas el motor y te guardas la llave en el bolsillo? A través de muchos años de meditación, esto es lo que he aprendido a hacer con mi mente. Cuando no hay necesidad de pensar, la apago y guardo la llave en mi bolsillo. Cuando necesito pensar, la enciendo de nuevo. Siempre hay mucha gasolina en el tanque porque no ha estado activa toda la noche con vanas preocupaciones y arrepentimientos.

Si mantienes tu entusiasmo y practicas meditación con el mismo tipo de dedicación que le brindé en medio de una vida muy ocupada, puedo prometerte que podrás rehacerte de adentro hacia afuera. Podrás decirle a tu mente: “Descansa ahora. Te llamaré cuando te necesite”.

Este no es un estado inconsciente; estás completamente despierto. Todavía podemos pensar cuando lo decimos. Pero si no sirve para nada, simplemente dejamos que la mente descanse.

Esta quietud curativa, como se la llama en el misticismo cristiano, es lo que el Buda entiende por nirvana. En el lenguaje del Bhagavad Gita, tu mente estará tan “inmóvil como la llama de una lámpara en un lugar sin viento”, sin un destello de miedo, ansiedad, egoísmo o codicia.

No se puede describir la riqueza de este estado de conciencia pura. Trae alegría ilimitada, porque entonces sabes que no eres ni mente ni cuerpo, sino el núcleo divino de la personalidad que está en cada criatura y que nunca puede morir.

Eknath Easwaran