4.5/5 - (6 votos)
 
La historia de la Orden de los pobres caballeros de Cristo del Templo de Salomón es bien conocida y ha sido objeto de documentales y películas, aquí sólo vamos a reflexionar sobre la vertiente esotérica de la Orden.
Sabemos que la Orden fue fundada en 1118 en Jerusalem, por el caballero francés Hugo de Payen y 8 caballeros más bajo el reinado del rey Balduino I de los territorios recién conquistados por la primera cruzada. La Orden tenía como primer objetivo una misión exotérica, es decir proteger a los peregrinos que visitasen Tierra Santa, sin embargo los Templarios poco a poco desarrollaron un objetivo esotérico, unas ceremonias de iniciación que han sido objeto de largos debates y especulaciones.
Este esoterismo de los Templarios parece haber sido desencadenado por lo que encontraron en actividades arqueológicas en su asentamiento en Jerusalem, o sea la mezquita Al-Aqsa donde estaban las ruinas del antiguo templo de Salomón y del cual tomaron su nombre de caballeros del Templo. Personalmente no creo en la teoría del hallazgo de un tesoro material por los Templarios, sino que lo que es más probable es que descubriesen elementos clave sobre el origen del Cristianismo. Recordemos que en la Edad Media el acceso a los evangelios en latín y griego estaba fuera del alcance de la mayoría de la población y en manos del Vaticano. En este escenario el súbito contacto con el Cristianismo oriental y a veces gnóstico debió ser un shock para la Orden. Sin duda el conocimiento mucho más histórico y real de los inicios del Cristianismo y juicio a Jesús supuso el motor para que los miembros importantes de la Orden creasen una nueva posición filosófica sobre el Cristianismo.
 
 

LAS ACUSACIONES DE ESOTERISMO

Sabemos que tras las victorias de Saladino y la recuperación de Tierra Santa por el Islam, los Templarios regresaron a Europa y reconvirtieron su función de custodios de los peregrinos, hacia misiones financieras y sociales. Este giro enfrentó a los Templarios con algunos reyes europeos. Básicamente su destino estuvo sellado cuando el rey de Francia Felipe IV el hermoso, se alió con el Papa Clemente V para confiscar las posesiones del Templo. Las acusaciones de herejía en el que estuvo basado el proceso contra los Templarios se basaba en tres puntos, dos de ellos eran acusaciones de practicar el ocultismo.
La primera acusación era de satanismo, se basaba en que algunos Templarios rendían culto a un ídolo llamado Baphomet, que era un cabeza escultórica. Hay muchas dudas sobre si la Orden realmente ejercía este culto o era algo esporádico de algunos caballeros, pero aún en el segundo caso la ceremonia no era satánica. Baphomet es un término sarraceno, que alude posiblemente a un genio (la cabeza tenia pelo ensortijado y dos cuernecillos) como podía ser Pan, y las ceremonias tenían por objeto dominar el poder que se oculta en la Naturaleza, o sea iniciar a algunos caballeros en la luz astral, que es el principio de la magia y los fenómenos psíquicos asociados.
La segunda acusación era de herejía, por el hecho que en estas ceremonias, los Templarios escupían sobre la cruz y la tiraban al suelo. De nuevo hay dudas sobre la verdad real de esta acusación, pero aún en el caso que no fuera inventada , esto no significa herejía en el sentido de despreciar a Cristo. Dado que los Templarios entraron en contacto en Oriente con el gnosticismo siriaco o persa, no es de extrañar que pusieran en duda la divinidad de Cristo como hijo de Dios e incluso la ceremonia mostraba sus dudas sobre el hecho de su muerte y de su estirpe. Lo que se rechazaba no era el Cristianismo sino los dogmas sobre el misterio del Gólgota manipulados por el Vaticano.
La tercera acusación era la de sodomía y homosexualidad, que realmente no formaba parte de las ceremonias de iniciación templarias, y hay que tener mucha imaginación para valorar estas practicas como magia sexual como hacen algunos esotéricos.
Como dice la historia en torno a 1314, centenares de Templarios con su maestro Jacques de Molay a la cabeza fueron primero encarcelados ,torturados y finalmente los que no se retractaron como su Maestro ajusticiados por el fuego en Paris junto a la Iglesia de Notre-Dame. Muchos Templarios huyeron de la persecución a otros países en donde se les juzgó con menor dureza pero una gran parte de ellos cruzó el canal y se establecieron en Escocia. Gran parte de los ritos de la Masonería británica en el siglo XVIII se explican por este componente templario y su influencia en Gran Bretaña. Interesante es también el hecho que de Molay y otros compañeros, cuando estuvieron presos en castillos y en la Torre de París, esculpieron en los muros de sus celdas una serie de símbolos que trataban de explicar y refutar las acusaciones de herejía. Que yo sepa estos símbolos no han sido aún interpretados.
CONCLUSIONES
Creo que ha sido el pensador Rudolf Steiner el que mejor ha explicado la tragedia de los caballeros Templarios. Steiner (que por otra parte indica que la Orden tenía un culto solar) alaba a la Orden por haber sido la primera en interiorizar el impulso crístico, es decir fueron las primeras personas en Occidente en entender la misión histórica de la compasión de Jesús para la humanidad y aplicarla en la vida cotidiana. Sin embargo menciona Steiner, los tiempos no habían madurado lo suficiente para que Europa entendiese esta misión, y en este escenario fueron victimas de los poderes oscuros como Lucifer y Ahriman. Algunos Templarios cayeron en la trampa de las fuerzas formativas luciféricas en el sentido de expandir sin cuidado sus ideas y su Orden, pero lo que realmente destruyó a los Templarios fueron las energías negativas y sedientas de materia ahrimánicas que residían en Felipe IV y en el Vaticano.
 
Octavi Piulats Riu