Más allá de la forma

Más allá de la forma
4.8 (95%) 4 votes

Más allá de la forma

Es importante reconocer que lo que está más allá de la forma no es alcanzable a través de la forma o la manipulación de la forma.

Por tanto, es engañoso implicarse en prácticas esotéricas u ocultas, además de ser una pérdida de tiempo. Estas prácticas son caminos que llevan a los planos astrales a innumerables entusiastas y proselitistas.

No hay ningún poder en las figuras geométricas, mandalas, iconos, pinturas, estatuas o recitaciones.

Cualquier cosa de valor que resulte de ello se debe a la intención, la dedicación, el compromiso y la fe del creyente.

1x1.trans - Más allá de la forma

El mundo está lleno de bienintencionados pero ingenuos recitadores de mantras; trabajadores de la luz; adoradores de objetos sagrados, amuletos, diagramas, lugares sagrados, ruinas Druidas, hechizos místicos; y lugares de peregrinación, como Machu Picchu, Stonehenge, las pirámides, el Ganges, los templos antiguos, vórtices de energía y todo lo demás.

 A esto se le podría llamar “hacer el circuito”, pero, con el tiempo, uno tiene que ir al interior.

“El cielo está dentro de ti”, dijo  Jesucristo.

Dios es auto-revelación más allá de toda forma, estando no obstante presente e innato dentro de toda forma.

Dios es silencioso, tranquilo, sereno, pacifico, impasible, lo abarca todo, presente en todas partes, y lo sabe todo en virtud de ser Todo Lo Que Es.

 Dios es total, completo, quiescente y amoroso, más allá del tiempo y del espacio, sin partes o divisiones, no dualista e igualmente presente en Todo Lo Que Es, no es diferente del Ser.

 Solo la existencia es posible. A pesar de los errores de traducción y de las malas interpretaciones, Dios no es la nada ni el vacío.

La no- existencia, como se puede ver por su propia autodefinición, no es una posibilidad.

La Presencia está más allá de todo pensamiento, actividad mental o, incluso, observación.

La Presencia es increíblemente suave, dulce, amorosa y melosa, y paradójica y simultáneamente dura como una roca, inmutable, todopoderosa, y una infinita cohesión que mantiene unida a toda la realidad como un universo en perpetua Creación.

Del libro “El Ojo del Yo” del dr. David Hawkins

A %d blogueros les gusta esto: