Observa

4 2 34 900x600 - Observa

Observa el apego a tu dolor.
Mantente muy alerta.
Observa el peculiar placer que te proporciona ser infeliz.
Observa la tendencia compulsiva a hablar o a pensar en tu desdicha.
La resistencia cesará si la haces consciente.
Entonces puedes llevar tu atención al cuerpo-dolor, mantenerte presente como testigo e iniciar así su transmutación.
Tú eres el único capaz de hacerlo. Nadie puede hacerlo por ti.

Mente y Pensamiento

4 92 - Mente y Pensamiento

La mente no es nada más que el pensamiento «yo».
La mente y el ego son uno y lo mismo.
Las demás facultades mentales tales como el intelecto y la memoria son solo esto.
La mente, el intelecto, el almacén de las tendencias mentales y el ego, todos estos son solo la mente misma.
Esto es como si se dieran diferentes nombres a un hombre, de acuerdo con sus diferentes funciones.
El alma individual no es nada más que esta alma o ego.

Tienes derecho

4 2 10 875x700 - Tienes derecho

Tienes derecho a tus pensamientos y derecho a tus sentimientos, tienes derecho a tus deseos y derecho a tus anhelos. Tienes derecho a tu gozo y derecho a tu dolor. Tienes derecho a tu SÍ y derecho a tu NO, tienes derecho a expresar tu verdad y a recorrer tu camino y a ser celebrado por eso. Tienes derecho a meter la pata, derecho a armar todo un lío, derecho a intentarlo y fallar y volver a intentarlo y a cometer errores.

Lo que hay dentro

4 2 25 875x700 - Lo que hay dentro

Lo que hay dentro Les comparto una de mis experiencias favoritas en Toronto con mi público. Ocurrió hace varios años cuando un joven inocente ayudó a ilustrar una verdad eterna que todos necesitamos que se nos recuerde: Me preparaba para hablar en una conferencia y decidí llevar una naranja al escenario conmigo, como apoyo para mi […]

Mentiras sobre el amor

4 2 16 900x673 - Mentiras sobre el amor

Te vendieron una hermosa mentira sobre el amor. Y en tu inocencia, compraste la mentira, la tomaste como verdad. Porque todos a tu alrededor estaban haciendo lo mismo, y querías encajar, y sentías miedo de estar solo, porque nunca te sumergiste en la alegría oceánica de tu propia soledad para encontrar la seguridad allí.