5/5 - (1 voto)

¿Qué son entonces los estados de conciencia, los estados de información y energía que dan origen a la experiencia de riqueza en nuestra vida?

Por motivos de conveniencia y para que resulte fácil recordarlos, los vamos a ir aplicando por orden alfabético, como pasos de la A a la Z para crear abundancia en nuestra vida.

Un consejo:

-No es necesario practicar conscientemente las actitudes que describiremos para materializar la riqueza.

No es necesario esforzarse para practicar conscientemente una actitud o para cultivar un estado de ánimo, ya que esto puede causar tensión y cansancio.

Sólo es importante conocer estas actitudes de la A a la Z, tener conocimiento y estar conscientes de estos pasos. Cuanto más conscientes estemos de dichos pasos, más se estructurará este conocimiento en nuestra conciencia y en nuestro estado de atención o alerta. De esta manera, es más probable que nuestra actitud y comportamiento cambien de manera espontánea, sin ningún esfuerzo de nuestra parte.

El conocimiento tiene un poder inherente de organización. Es suficiente saber, estar consciente de los principios; entonces, nuestros cuerpos procesarán y metabolizarán el conocimiento y los resultados serán espontáneos. Los resultados no ocurrirán de la noche a la mañana, sino que empezarán a manifestarse gradualmente después de cierto tiempo.

Si consulta esta lista y la lee una vez al día o si la escucha diariamente en una cinta grabada, notará los cambios que sucederán espontáneamente en su vida y la facilidad con que la riqueza y la abundancia llegarán a su vida.

Nosotros desde Crea tu destino vamos a dosificar las letras del alfabeto con sus conceptos y actitudes de cinco en cinco, respetando el consejo que sugiere el Dr. Deepak Chopra de leer de cinco en cinco páginas para su mejor asimilación hasta que los tenga todos de la A a la Z.

jardines mariposas flores y plantas de primavera 21 598x600 - Pasos de la A a la Z para crear abundancia

Empecemos

A

La A representa todas las posibilidades, lo absoluto, la autoridad, la afluencia y la abundancia. La verdadera naturaleza de nuestra realidad y la del universo es que es un campo de todas las posibilidades. En nuestra forma más primordial, somos un campo de todas las posibilidades.

Desde este nivel es posible crear cualquier cosa. Este campo es nuestra propia naturaleza esencial. Es nuestro Yo interno.

Este Yo también se llama el absoluto y es la máxima autoridad. Es intrínsecamente afluente porque da origen a la diversidad infinita y a la abundancia del universo.

B

La B representa lo bueno y lo mejor. La evolución implica mejorar cada vez más en todo con el tiempo, para finalmente obtener para nosotros lo mejor de todo.

Las personas con conciencia de la riqueza se conforman únicamente con lo mejor. Esto también se llama el principio de lo mejor primero. Seleccione siempre todo de primera clase y el universo responderá proporcionándole lo mejor.

C

La C representa la calma o despreocupación y la caridad. Mil millones de euros en el banco, sin la experiencia de la despreocupación y la caridad, es un estado de pobreza. Por definición, la conciencia de la riqueza es un estado mental. Si se preocupa constantemente por cuánto dinero necesita, entonces es realmente pobre, sin importar la cantidad real de dinero que tenga en su cuenta bancaria.

La despreocupación conduce automáticamente a la caridad y a compartir, porque la fuente de la que todo emana es infinita, ilimitada e inagotable.

D

La D representa la ley de la oferta y la demanda. Cualquiera que sea el servicio que ofrecemos tiene demanda. Pregúntese: «¿Cómo puedo servir?» y «¿Cómo puedo ayudar?» Las respuestas se encuentran en su interior. Cuando encuentre dichas respuestas, también notará y sabrá que hay demanda de su servicio.

La D representa también el dharma. Cada uno de nosotros tiene un dharma, un propósito en la vida.

Cuando estamos en dharma, disfrutamos y amamos nuestro trabajo.

E

La E representa la exultación por el éxito de los demás, especialmente de sus competidores y de

aquellas personas que se consideran sus enemigos. Sus competidores y enemigos se convertirán en sus ayudantes cuando se regocije por su éxito.

La E también representa el principio de que la esperanza determina el resultado. Por lo tanto, siempre espere lo mejor y descubrirá que el resultado se encuentra espontáneamente en la esperanza.

Siga estos pasos por hoy, asimílelos y empezarán a dar resultados. Continuamos en breve.