Principio de Reparación

 

Principio de Reparación

Si yo puedo retomar estos pasos otra vez
Mañana yo haré las reparaciones
Y sanaré con amor esas heridas
Yo hago este compromiso

Siempre he dicho que el perdón no se pide sino que se gana. No es que quiera acentuar la idea de que todo en la vida se consigue mediante la lucha y el esfuerzo, de hecho ahora que lo menciono, deberías incluir esa idea de «ganarse la vida mediante la lucha y el esfuerzo» como una de las ideas equivocadas que debes limpiar. En realidad no importa que tú conscientemente creas eso, pero si tu Espíritu Básico lo cree, tu vida siempre será cuesta arriba.

Cuando digo que el perdón se gana es que la intención de ser perdonado debe ser expresada de forma tan tangible y palpable como la agresión. Entonces esta estrofa de la oración tiene un gran significado: No sólo es que pido que me disculpes, no te estoy dando explicaciones, no te doy excusas, ya reconocí que hice mal e incluso reconocí que pude haber hecho mal sin darme cuenta, lo cual no es una excusa, es sólo un reconocimiento extendido, y pido otra oportunidad.

3 44 600x398 - Principio de Reparación

No una oportunidad para recuperar lo que perdí por mis acciones u omisiones, no estoy pensando en mí en este momento, no estoy pensando en al menos conservar una posición relativamente buena, conservar mis beneficios, no perderlo todo. Estoy pensando en ti, en lo que sientes y en lo que sentiste, y te digo a ti y a la vida, que si me dan la oportunidad de un día más, yo haré las reparaciones.

Y te curaré las heridas con amor, te lo digo, no es sólo que acepto que hice mal, y no sólo lamento que sintieras mal, haré una reparación. Te compensaré. Y es un compromiso que hago.

Existen personas que piden perdón y actúan como si pidiendo perdón le hiciesen un favor a la persona a la que agredieron; de hecho si la persona tiene la osadía de recordar la falla entonces el que pide perdón se ofende y vocifera: «¡¡¡YA TE PEDÍ PERDÓN!!! ¡¡¡DÉJAME EN PAZ!!! ¿QUÉ MÁS QUIERES DE MI?». Pues quiero que hagas las reparaciones; esto debería responder la persona interpelada.

Y esto te lo digo a ti si es que te sentiste identificado con la persona del párrafo anterior: Si esa persona recuerda una y otra vez el asunto, no es su falla es la tuya, porque si ella lo sigue recordando con dolor es porque no has hecho las reparaciones; no lo suficiente. Y si reaccionas así es porque aún sientes culpa, sientes y sabes que la deuda no ha sido pagada.

Existen gran variedad de situaciones donde hacer una reparación completa, en el sentido amplio de la palabra no puede ser hecha, por ejemplo en el caso de que uno cause la muerte de una persona, o en el caso de que se pierda algo que no pueda ser sustituido. Uno debe entender que lo importante no es borrar el evento, porque los eventos no se borran, el pasado está ahí y no va a cambiar. El asunto es curar las heridas, hacer que a la otra persona ya no le duela, y también es importante recordar que la frase no indica cuales heridas, sino que sugiere que todas las heridas, incluso las nuestras.

El herir a alguien muchas veces nos genera heridas a nosotros también, si sólo nos centramos en las heridas del otro pero no cuidamos estas heridas con amor la culpa nos terminará envenenando.

Shri Khaishvara Satyam Mahadeva: El Otro secreto, cap. 2