4.5/5 - (2 votos)

Que es el amor

La mayoría de las personas tienen la impresión de que pueden pensar en sus vidas. Pero eso es un error. Estamos sujetos a nuestras emociones y pensamos basados en nuestras emociones. Por eso es extremadamente importante hacer algo con nuestras emociones. Buda describió las Cuatro Emociones para el corazón.  Las cuatro emociones: bondad amorosa (metta), compasión (karuna ), alegría con los demás (mudita) y ecuanimidad (upekkha) —Se llaman las «moradas divinas».  Tenemos el cielo y el infierno dentro de nosotros y podemos experimentar esto con bastante facilidad. Entonces, incluso sin tener una concentración completa en la meditación y percepciones profundas, las Cuatro Moradas Divinas, o Emociones Supremos, nos permiten vivir en un nivel de verdad y amor, seguridad y certeza, lo que le da a la vida una calidad totalmente diferente. Cuando somos capaces de despertar el amor en nuestros corazones sin ninguna causa, simplemente porque el amor es la cualidad del corazón, nos sentimos seguros. Es imposible comprar seguridad, aunque a muchas personas les gustaría hacerlo. Pero cuando creamos certeza en nuestro interior, a través de un corazón amoroso, nos sentimos seguros de que nuestras reacciones y sentimientos no van a ser perjudiciales para nuestra propia felicidad o la de otras personas. Muchos miedos se desvanecen.

247865 10150282255711815 6034316 n - Que es el amor

Metta—La primera de las Emociones Supremos— generalmente se traduce como «bondad amorosa». Pero la bondad amorosa no tiene el mismo impacto en inglés que la palabra amor, que tiene mucho significado para nosotros. Tenemos muchas ideas sobre el amor. El pensamiento más profundo que tenemos sobre el amor, que se propaga en novelas, películas y vallas publicitarias, es la idea de que el amor existe entre dos personas que son completamente compatibles, generalmente jóvenes y bonitas, y que por alguna extraña razón tienen una atracción química hacía unos a otros, ninguno de los cuales puede durar. La mayoría de las personas descubren durante el transcurso de su vida que esto es un mito, que no funciona de esa manera.

En realidad, el amor es una cualidad de nuestro corazón. El corazón no tiene otra función. Si fuéramos conscientes de que todos tenemos amor dentro de nosotros y que podemos fomentarlo y desarrollarlo, ciertamente le daríamos mucha más atención de la que le damos. En todas las sociedades desarrolladas existen instituciones para fomentar la expansión de la mente, desde los tres años hasta la muerte. Pero no tenemos instituciones para desarrollar el corazón, así que tenemos que hacerlo nosotros mismos.

La mayoría de las personas esperan o se relacionan con la única persona que les permite sentir el amor por fin. Pero ese tipo de amor está plagado de miedo, y el miedo es parte del odio. Lo que odiamos es la idea de que esa persona especial pueda morir, alejarse, tener otros sentimientos y pensamientos; en otras palabras, el miedo a que el amor termine, porque creemos que el amor se sitúa estrictamente en esa persona. Dado que hay seis mil millones de personas en este planeta, esto es bastante absurdo. Sin embargo, la mayoría de la gente piensa que nuestra capacidad de amar depende de una persona y de tenerla cerca de nosotros. Eso crea el miedo a la pérdida, y el amor acosado por el miedo no puede ser puro. Creamos una dependencia de esa persona y de sus ideas y emociones. No hay libertad en eso, no hay libertad para amar. Si vemos con bastante claridad que el amor es una cualidad que todos tenemos, entonces podemos empezar a desarrollar esa habilidad. Cualquier habilidad que tengamos, la hemos desarrollado a través de la práctica. Podemos practicar el amor y eventualmente tendremos esa habilidad.

El amor no tiene nada que ver con encontrar a alguien a quien valga la pena amar, o con ver a las personas para ver si son realmente amables. Si nos investigamos a nosotros mismos con la suficiente honestidad, descubrimos que tampoco somos tan adorables, entonces, ¿por qué esperamos que alguien más sea totalmente digno de ser amado? No tiene nada que ver con las cualidades de la otra persona, o si él o ella quiere ser amado, nos va a amar o necesita amor. Todo el mundo necesita amor. Porque conocemos nuestras propias faltas, cuando alguien nos ama pensamos, Oh, eso es genial, esta persona me ama y ni siquiera sabe que tengo todos estos problemas. Buscamos a alguien que nos ame para mantener cierta imagen de nosotros mismos. Si no podemos encontrar a nadie, nos sentimos despojados. La gente incluso se deprime o busca rutas de escape. Éstas son formas incorrectas de hacerlo.

En el camino espiritual, no hay nada que conseguir y todo de lo que deshacerse. Obviamente, lo primero que hay que dejar es tratar de “conseguir” amor y, en cambio, darlo. Ese es el secreto del camino espiritual. Hay que entregarse de todo corazón. Todo lo que hacemos a medias, trae resultados a medias. ¿Cómo podemos darnos a nosotros mismos? Al no reprimirnos. Al no querernos a nosotros mismos. Si queremos ser amados, buscamos un sistema de apoyo. Si queremos amar, buscamos crecimiento espiritual.

No gustar a los demás es demasiado fácil. Cualquiera puede hacerlo y justificarlo porque, por supuesto, las personas a menudo no son muy brillantes y no actúan de la manera que nos gustaría que actuaran. El desagrado hace surcos en el corazón, y cada vez es más fácil caer en esos surcos. No solo nos desagradan los demás, sino también nosotros mismos. Si uno se quiere o se ama a sí mismo, es más fácil amar a los demás, por eso siempre comenzamos las meditaciones de bondad amorosa con el foco en nosotros mismos. Eso no es egocentrismo. Si no nos agradamos a nosotros mismos porque tenemos fallas o hemos cometido errores, transferiremos esa aversión a los demás y los juzgaremos en consecuencia. No estamos aquí para ser jueces y jurados. En primer lugar, ni siquiera estamos calificados. También es un trabajo muy insatisfactorio, no es pago y simplemente hace que la gente se sienta infeliz.

Las personas a menudo sienten que es necesario ser así para protegerse. Pero, ¿de qué debemos protegernos? Tenemos que proteger nuestros cuerpos de lesiones. ¿Tenemos que protegernos del amor? Estamos todos juntos en esto, viviendo en este planeta al mismo tiempo, respirando el mismo aire. Todos tenemos las mismas extremidades, pensamientos y emociones. La idea de que somos seres separados es una ilusión. Si practicamos la meditación diligentemente con perseverancia, un día superaremos esta ilusión de separación. La meditación hace posible ver la totalidad de todas las manifestaciones. Hay una creación y todos somos parte de ella. ¿De qué podemos tener miedo? Tenemos miedo de amarnos a nosotros mismos, miedo de amar la creación, miedo de amar a los demás porque sabemos cosas negativas sobre nosotros mismos. Saber que hacemos las cosas mal, que tenemos pensamientos infelices o malsanos, no es motivo para no amar. Una madre que ama a sus hijos no deja de amarlos cuando actúan de manera tonta o desagradable. Entonces, si una madre puede amar a un niño que le está causando dificultades, ¿por qué no podemos amarnos a nosotros mismos?

Amarse a uno mismo y conocerse a sí mismo no es lo mismo. El amor es la calidez del corazón, la conexión, la protección, el cuidado, la preocupación, el abrazo que proviene de la aceptación y la comprensión de uno mismo. Habiendo practicado eso, estamos en una posición mucho mejor para practicar el amor hacia los demás. Son tan indignos de amor como nosotros, y tienen también muchos pensamientos malsanos. Pero eso no importa. No somos juez ni jurado. Cuando nos damos cuenta de que realmente podemos amarnos a nosotros mismos, tenemos la sensación de estar a gusto. No tenemos que convertirnos, fingir o esforzarnos por ser alguien constantemente. Simplemente podemos ser. Es agradable simplemente ser, y no ser «alguien». El amor lo hace posible. De la misma manera, cuando nos relacionamos con otras personas, podemos dejarlos ser y amarlos. Todos tenemos la oportunidad diaria de practicar esto. Es una habilidad.

 Ayya ​​Khema