4.7/5 - (4 votos)

 Sobre la no-dualidad y la consciencia de las «cosas»

¿Es la consciencia de una flor o de un gato igual a la de un ser humano? ¿Las cosas no vivientes tienen consciencia? En 2014, en la Universidad de Virginia, el astrófilo, Dr. Trinh Xuan Thuan, pidió al monje budista vietnamita Thich Nhat Hanh, (Thay para sus estudiantes), que lo explicara. La respuesta de Thay es alentadora y humilde.

 

Sobre la no-dualidad

Transcripción de la respuesta de Thich Nhat Hanh

«Cuando miramos nuestras células, como ser humano vemos que el ser humano está hecho sólo de elementos no humanos. Tenemos el elemento mineral en nosotros, tenemos el elemento vegetal en nosotros y tenemos el elemento «animal» en nosotros. No sólo tenemos antepasados ​​humanos, sino que también tenemos antepasados ​​animales y antepasados ​​vegetales y también ancestros minerales; y nuestros antepasados ​​no pertenecen solamente al pasado ― pertenecen al presente. Están plenamente presentes en nosotros. Sin ellos no podemos ver de la forma en que vemos, no podemos pensar de la forma en que pensamos, no podemos vivir de la forma en que vivimos. Y el electrón está también en nosotros. Así que cuando yo tengo un pensamiento todos los antepasados ​​en mí, incluyendo los antepasados ​​minerales, vegetales y animales, colaboran conmigo para producir ese pensamiento.

Es como cuando ves ― y te fijas en un árbol. Ese no es un trabajo sólo de los ojos, como sabe muy bien. Sin el cerebro, sin la sangre, sin las células en su cuerpo, sin todo eso, el «ver» sería una cosa imposible para los ojos.

Cuando los ojos «ven» el cuerpo entero está participando en el acto de ver. Cuando tenemos un pensamiento, cuando razonamos, cuando creamos música, cuando hacemos matemáticas, no sólo una serie de neuronas lo están haciendo, sino todo el cuerpo ― todo el linaje de los ancestros en nosotros está participando en la producción de ese pensamiento.

Así que visto de esta manera usted puede ver que está hecho de elementos que «no son usted» y que los elementos «no usted» siguen estando en usted y si eliminara los elementos no-usted, no quedaría ningún «usted».

Tenemos un complejo de superioridad como seres humanos y pensamos que tenemos ese tipo de inteligencia, ese tipo de consciencia que otros seres vivos no tienen. Pero no estoy muy orgulloso de ese tipo de mente que estamos usando en la vida cotidiana: la mente de discriminación está atrapada por muchas nociones, es el fundamento de todo tipo de sufrimiento. Discriminamos entre esto y lo otro, y eso crea complejos de superioridad, inferioridad e igualdad.

(Señalando a unas orquídeas) Esta planta tiene inteligencia, esta planta tiene conocimiento, esta planta tiene voluntad de vivir. Esta planta sabe cómo fabricar flores y frutas y cómo seguir viviendo de la mejor manera posible. Y me parece que esta planta está creando menos sufrimiento que nosotros los seres humanos. No estoy muy orgulloso de mi mente de discriminación. Por lo tanto, estoy libre del complejo de «superioridad de ser humano». Sé que puedo hacerlo mejor.

Es por eso que cuando usted produce un pensamiento, la Madre Tierra está produciendo ese pensamiento junto con usted. No diga que es usted solo el que produce ese pensamiento. La Madre Tierra está en ti en el fundamento y está produciendo ese pensamiento contigo al mismo tiempo. Este pensamiento no es de tu propiedad. Este pensamiento que se produce es una creación de toda la Tierra ― y no sólo de la Tierra, el Sol también, porque sin el Sol la Tierra no puede ser ella misma; Ella no es capaz de crearte y de llevarte a la existencia.

Así que esa es la mente de No-discriminación. En la medida en que utilizas la mente de discriminación para juzgar y organizar, sigues creando sufrimiento. Por eso es tan importante aprender a eliminar las nociones que están en el fundamento de la separación y la discriminación.»

Thich Nhat Hanh