Superar el ego

¿Cómo superar el ego que está biológicamente arraigado, genéticamente programado, socialmente reforzado, y fuertemente reprogramado?

El ego puede ser trascendido. Lo más importante no es la naturaleza del ego, sino el problema de la identificación con él como “mío”, el “Yo”, o “yo mismo”.

El ego fue heredado como un “ello”, y es realmente un “ello” impersonal. El problema surge porque te personalizas e identificas con ello. Ese “ello” de la estructura del ego no es único o individual, y es relativamente similar, con variaciones kármica, en cada uno. Lo que realmente varía de un individuo a otro es el grado en el que esté esclavizado por sus programas. El grado de dominio está por tanto determinado por el grado en que uno se identifica con él. En sí mismo, no tiene poder, y el poder de declinar los programas del ego aumenta de manera exponencial a medida que uno progresa espiritualmente. Ese es el verdadero significado de la Escala de Conciencia.

Superar el ego

Cuando vemos cómo está la gente dominada por los programas del ego, nos damos cuenta de que, sin el conocimiento o la intuición, son relativamente incapaces de ayudarse a sí mismos. Nos dicen que son “guiados” por la codicia, el odio, el miedo, la adicción, o el orgullo. Es un error adoptar el posicionamiento hipotético, moralista de “deberían saberlo mejor”. Como de hecho, no es realmente el caso. Ser inconsciente significa exactamente eso; así el “pecado” puede ser visto realmente como una limitación en la evolución de la conciencia. Esta limitación se denomina “ignorancia” tanto por Buda como por Jesucristo. Como la evolución se expresa en si por gradaciones, algunas personas están más adelantadas en el camino que otras. Cuando vemos este simple hecho, el perdón y la compasión sustituyen a la ira, el miedo, el odio, o la condena. La disposición a perdonar a los demás se refleja en nuestra propia capacidad para el auto-perdón y aceptación.

David R. Hawkins: YO: Realidad y Subjetividad, cap. VI