La Compasión: Universalmente Malentendida

Una definición de diccionario de la compasión diría algo así como: “una sensibilidad hacia el sufrimiento de uno mismo y de los otros junto al compromiso de intentar aliviarlo”. Esta frase sintetiza dos procesos. El primero es el coraje de volverse hacia, relacionarse y entrar en contacto con el dolor y el distrés, en vez de optar por evadirlo o ignorarlo. El segundo es la disposición a adquirir la sabiduría que necesitamos para responder adecuadamente frente al sufrimiento.

Buen corazón

Cuando la gente dice que he trabajado mucho por la paz, me da vergüenza. Tengo ganas de reír. No creo que haya hecho mucho por la paz mundial. Es solo que mi práctica es el camino pacífico de la bondad, el amor, la compasión y no dañar a los demás. Esto se ha convertido en parte de mí. No es algo para lo que me haya ofrecido voluntariamente. Simplemente soy un seguidor del Buda, y el Buda enseñó que la paciencia es el medio supremo para trascender el sufrimiento. Él dijo: «Si un monje daña a otros, no es un monje». Soy un monje budista, por lo que trato de practicar en consecuencia. Cuando la gente piensa que esta práctica es algo único y especial y me llama líder de la paz mundial, ¡me da vergüenza!

Desacelérate

La velocidad le da a la vida una calidad frenética. Es un estado mental ansioso que nos impide acomodarnos en lo que sea que estemos haciendo. Siempre hay algo más importante que lo que estamos haciendo ahora. Estacionamos en doble fila afuera de una tienda, tratando de encontrar lo que necesitamos, mientras hablamos con nuestra madre por teléfono celular. En lugar de realizar bien nuestra actividad, la estamos anulando, porque realmente no estamos allí para ello. Esa velocidad autogenerada crea su propio poder e impulso, que comienzan a gobernarnos. Es una forma de mentalidad pequeña que nos ciega a lo que la vida realmente ofrece: la oportunidad de desarrollar sabiduría y compasión.

Transformando la Ansiedad y los Pensamientos Difíciles

En la psicología budista, las instrucciones para la transformación del pensamiento son muy explícitas. El Buda instruye a sus seguidores: “Al igual que un hábil carpintero que quita una clavija tosca golpeándola con una fina, así una persona quita un pensamiento que produce dolor sustituyéndolo por uno hermoso”. La clavija del carpintero es una descripción práctica de cómo podemos eliminar patrones de pensamiento nocivos como el juicio propio, la preocupación y la ansiedad mediante la sustitución del pensamiento. Lo que se requiere es la selección de un sustituto útil y la práctica repetida. La repetición es clave. La repetición, la compasión y la creencia de que los ciclos dolorosos del pensamiento pueden transformarse tienen un papel en el desarrollo de nuevos patrones de pensamiento.

Que es el amor

Que es el amor
La mayoría de las personas tienen la impresión de que pueden pensar en sus vidas. Pero eso es un error. Estamos sujetos a nuestras emociones y pensamos basados en nuestras emociones. Por eso es extremadamente importante hacer algo con nuestras emociones. Buda describió las Cuatro Emociones para el corazón. 

No le des vueltas

La renuncia y el mundo espiritual ¡Que mundo tan aburrido y desanimado sería éste si para encontrar a Dios uno tuviese que renunciar a la vida! Por suerte, la Realización de nuestra naturaleza verdadera puede coexistir con una sexualidad apasionada; puede coexistir con un amor apasionado y con toda clase de placeres físicos y delicias