Una pregunta que puede interrumpir nuestras creencias negativas sobre nosotros mismos

A menudo pensamos en nosotros mismos, en nuestras vidas, en términos de carencia. Los sueños que no se realizaron. Los caminos que no tomamos. Los que se cerraron. Nos preguntamos “qué pasaría si…” o pensamos en lo que podría haber sido diferente si fuéramos diferentes. Si fuéramos mejores o más inteligentes. Si fuéramos más ricos o más exitosos. Si no estuviéramos tan tristes o desconsolados o heridos. Si tuviéramos más amor o apoyo o confianza en nosotros mismos.
Incluso en los días en los que me siento bien conmigo misma, cuando me lo paso genial en el trabajo o en casa, o he marcado todo lo que tengo en la lista de cosas por hacer o he hecho un entrenamiento excelente, a menudo encuentro estas pequeñas chispas furtivas de negatividad o duda arrastrándose.

Cómo nuestras creencias «crean» nuestra realidad

Esta última reflexión, nos remite al yo superficial. Este, es la autoimagen y el conjunto de ideas y creencias en los que asentamos erróneamente el sentido básico de nuestra identidad.
Pensemos en cómo, cuando éramos aún muy pequeños, empezamos a asumir del exterior, a modo de creencias incuestionables, ciertas consignas que definían cómo debían ser las cosas y, muy en particular, cómo teníamos que ser, sentir y pensar (lo decisivo no parecía ser «quiénes éramos,» sino el que fuéramos «de una determinada manera» y no de otra).

Hiciste lo mejor que pudiste

Hiciste lo mejor que pudiste. Hiciste todo lo que podías haber hecho. No tenías otra opción. Teniendo en cuenta lo que creías en ese momento, los poderosos o sutiles sentimientos que se movían en ti, lo conectado que estabas con tu respiración, tu cuerpo, tu verdad, tu camino; lo arraigado que estabas en el momento presente, la claridad con la que veías o no; de acuerdo al dolor que sentías, a lo abiertas y crudas que estaban tus heridas; considerando la resistencia que sentías, lo estrecha o amplia que era tu perspectiva, lo atrapado que estabas en tu historia personal, no pudiste haber actuado o dicho nada de otra manera.

Creencias basadas en el miedo

Casi todas nuestras reacciones provienen de nuestras creencias basadas en el miedo cuando estas no nacen del amor incondicional.

Los celos, la envidia, la preocupación, el enfado, la tristeza etc., son sentimientos tan desagradables que lo que hacemos es evitar sentirlos, negándolos, disimulándolos o reaccionando violentamente a estas manifestaciones energéticas. Y lo hacemos respondiendo hacia afuera colocando en el exterior la causa de nuestro malestar. Rara vez miramos en nuestro interior.