Archivos de Etiquetas: ego

El ego, el tiempo y el ahora

5 44 900x598 - El ego, el tiempo y el ahora

El ego, el tiempo y el ahora I. La relación más importante y primordial de la vida es la relación con el Ahora. O mejor aún, con cualquiera que sea la forma que adopte el Ahora. Es decir, lo que es o lo que sucede. Si la relación con el Ahora es disfuncional, esa disfunción se reflejará en todas las relaciones y en todas las situaciones de la vida.

Mil caras del ego

4 111 - Mil caras del ego

El ego ignora que la fuente de toda energía está en el interior, de manera que la busca externamente. El ego no busca la atención informe de la Presencia, sino alguna forma de atención como el reconocimiento, la alabanza, la admiración, o sencillamente ser notado de alguna manera, lograr que se reconozca su existencia.

Ausencia del ego

4 109 - Ausencia del ego

La mayoría de las personas experimentamos momentos de ausencia del ego. Quienes sobresalen verdaderamente en lo que hacen pueden trabajar casi completamente liberados del ego. Quizás no lo sepan, pero el trabajo se convierte para ellos en una práctica espiritual. La mayoría de ellos están presentes mientras realizan su trabajo y vuelven a un estado de inconciencia relativa en su vida privada.

La razón y el ego

4 43 900x675 - La razón y el ego

La introducción de la razón en el sistema de pensamiento del ego es el comienzo de su des-hacimiento, pues la razón y el ego se contradicen entre sí. Y no es posible que coexistan en tu concien­cia, ya que el objetivo de la razón es hacer que todo esté claro y, por lo tanto, que sea obvio. La razón es algo que tú puedes ver. Esto no es simplemente un juego de palabras, pues aquí da co­mienzo una visión que tiene sentido. La visión es literalmente sentido. Dado que no es lo que el cuerpo ve, la visión no puede sino ser comprendida, pues es inequívoca, y lo que es obvio no es ambiguo. Por lo tanto, puede ser comprendido. Aquí la razón y el ego se separan, y cada uno sigue su camino.

Egoísmo

4 41 - Egoísmo

Podríamos llamar a esta evolución de la conciencia, que sigue los patrones del ego, como el camino del “yo” hacia Dios (en el que el abandono progresivo del núcleo narcisista del ego lleva al descubrimiento de que la verdadera fuente de felicidad, el cumplimiento y la alegría es el Ser). Las muchas expresiones del ego, incluidas su vanidad de ideas, creencias, etc., pueden ser vistas como una expresión de grandiosidad en que se aferra a la insistencia de que sus pensamientos son valiosos y sus posicionamientos son correctos e importantes. El egoísmo es el sustento básico de la vanidad y la ilusión.

Mirar en tu interior

3 194 - Mirar en tu interior

La debilidad del ego es su fortaleza. El himno de la libertad, el cual canta en alabanza de otro mundo, le brinda espe­ranzas de paz. Pues recuerda al Cielo, y ve ahora que el Cielo por fin ha descendido a la tierra, de donde el dominio del ego lo había mantenido alejado por tanto tiempo. El Cielo ha llegado porque encontró un hogar en tu relación en la tierra. Y la tierra no puede retener por más tiempo lo que se le ha dado al Cielo como suyo propio.

Contempla amorosamente a tu hermano, y recuerda que la debilidad del ego se pone de manifiesto ante vuestra vista. Lo que el ego pretendía mantener separado se ha encontrado y se ha unido, y ahora contempla al ego sin temor. Criatura inocente de todo pecado, sigue el camino de la certeza jubilosamente. No dejes que la demente insistencia del miedo de que la certeza reside en la duda te detenga. Eso no tiene sentido. ¿Qué importa cuán imperiosamente se proclame? Lo que es insensato no cobra sentido porque se repita o se aclame. El camino de la paz está libre y despejado. Síguelo felizmente, y no pongas en duda lo que no puede sino ser cierto.

Fe en lo eterno

3 190 - Fe en lo eterno

Los discípulos del ego no se dan cuenta de que se han consa­grado a sí mismos a la muerte. Se les ha ofrecido la libertad pero no la han aceptado, y lo que se ofrece se tiene también que acep­tar para que sea verdaderamente dado. Pues el Espíritu Santo es también un medio de comunicación, que recibe los mensajes del Padre y se los ofrece al Hijo. Al igual que el ego, el Espíritu Santo es a la vez emisor y receptor. Pues lo que se envía a través de Él retorna a Él, buscándose a sí mismo en el trayecto y encontrando lo que busca. De igual manera, el ego encuentra la muerte que busca, y te la devuelve a ti.

El progreso espiritual

3 138 900x588 - El progreso espiritual

La Realización es un proceso progresivo. El progreso espiritual es acelerado mediante la comprensión de la verdadera naturaleza del ego. No es un enemigo a ser atacado o derrotado, ni tampoco es un mal que debe ser vencido. Es disuelto por la comprensión compasiva.

Por tanto, es conveniente que el buscador espiritual esté familiarizado con la estructura del ego y sea consciente de que no es disuelto por ninguna negación o culpabilidad. Curiosamente, el ego mantenido es debilitado por la aceptación, la familiaridad y la comprensión compasiva; en cambio, se ve reforzada por la autocrítica, la condena, el miedo y la vergüenza.