CUENTO SUFÍ

Tuve miles de maestros. Decir sus nombres me llevaría meses y ya es muy tarde… Sin embargo, hay tres maestros de los que te hablaré. Uno fue un ladrón. Una vez me perdí en el desierto y cuando llegué a una aldea era muy tarde, todo estaba cerrado. Finalmente encontré a un hombre que estaba tratando de hacer un agujero en la pared de una casa. Le pregunté dónde podía pasar la noche y me dijo: “A esta hora va a ser difícil que encuentres un lugar, pero puedes quedarte conmigo, si no te molesta estar con un ladrón”. Era un hombre maravilloso y me quedé un mes con él. Todas las noches me decía: “Ahora me voy a trabajar. Tú descansa y reza.

La maravillosa imposibilidad de «amarte a ti mismo»

Creo que todos hemos escuchado que para amar realmente a otra persona y tener una relación satisfactoria, primero debemos amarnos a nosotros mismos. Y es verdad. ¿Pero de qué «nosotros mismos» estamos hablando? Por más que lo intentemos, este yo personal e individual puede ser una cosa muy difícil de amar. Podemos pasar muchos años en terapia, leyendo libros de auto-ayuda, yendo a maestros, curanderos, talleres y retiros, todo para aprender a «amarnos a nosotros mismos». Y después de todo este tiempo y esfuerzo, la pregunta sigue siendo: «¿Realmente me amo a mi mismo?» Y si somos honestos, la respuesta solo puede ser: «No estoy seguro».