¿Todo desde fuera?

38682730 1483407701760747 2581392550258540544 n - ¿Todo desde fuera?

Cuando tienes molestias, vas al médico o al psiquiatra, a un analista, a un trabajador social, o a un astrólogo. Te haces de una religión, filosofía, vas a Seminarios de Entrenamiento Erhard (EST siglas en inglés), o te das un empujoncito con las EFT (Técnicas de Liberación Emocional). Equilibras los chakras, pruebas con alguna reflexología, acudes a la acupuntura de la oreja, a la iridología, a la sanción con luces y cristales.

La luminosidad de estar presente en el cuerpo

20745 292883306814 2554126 n - La luminosidad de estar presente en el cuerpo

Contrario a lo que a la mente egoica le gustaría creer, la liberación del sufrimiento del dolor y la pérdida asociados con la forma física no viene de escapar del cuerpo, sino estando completamente presente en él. Es muy probable que estar completamente presente en el cuerpo (o más bien, en el campo de energía más profundo del cuerpo) no solo traiga la paz de una presencia inefable, sino también una gran ligereza para la forma física. Y es muy probable que se experimente una mayor vitalidad, dinamismo y un sentido de bienestar y alegría.

Amar no es querer

3 263 - Amar no es querer

“Te amo” – dijo el principito…-“Yo también te quiero” – dijo la rosa.-“No es lo mismo” – respondió él…“Querer es tomar posesión de algo, de alguien. Es buscar en los demás eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía…Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueñarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes.

Los inesperados regalos del dolor

5 40 900x603 - Los inesperados regalos del dolor

Los inesperados regalos del dolor ¿Qué hay de malo en mi? ¿Por qué mi dolor no se ha ido aún? A veces, cuando estás tratando de sanar tu dolor, o perdonarlo, o liberarlo, o incluso ‘aceptarlo,’ lo que en secreto estás tratando de hacer es deshacerte de él. En eso hay resistencia; violencia, incluso. No […]

Quién te hace sufrir?

4 2 15 700x700 - Quién te hace sufrir?

¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?… ¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe?…
Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables. Probablemente sea lo más fácil. De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes.

Mil caras del ego

4 111 - Mil caras del ego

El ego ignora que la fuente de toda energía está en el interior, de manera que la busca externamente. El ego no busca la atención informe de la Presencia, sino alguna forma de atención como el reconocimiento, la alabanza, la admiración, o sencillamente ser notado de alguna manera, lograr que se reconozca su existencia.

Sufrimiento

4 7 700x700 - Sufrimiento

El origen del placer no provino de las cosas, la acción o los acontecimientos en sí, sino del hecho, de que en la quietud de los sentimientos de malestar del ego, la presencia del Ser podría ser sentida.
Este es el mecanismo detrás de todas las ganancias del ego. El doloroso querer o clamor de los deseos del ego es silenciado y así el Ser interior es agradablemente experimentado. El error de la mente es que atribuye el origen de la sensación de felicidad “ahí fuera” en lugar de “aquí en el interior”.

El dolor de la pérdida no es tanto debido a la pérdida de la persona u objeto, sino al propio apego. El apego es una inversión de energía emocional. A su debido tiempo, se reinvierte en lo mismo o bien en un objeto sustituto, o más esperanzadamente, en la devoción a Dios.

Sufrimiento humano

3 181 900x506 - Sufrimiento humano

A pesar de todos estos esfuerzos, la enfermedad avanzaba y, finalmente derivó en una profunda desesperación. Fue en el Infierno de la profundidad de la oscura desesperación y la desesperanza que esta conciencia preguntó: “Si hay un Dios, a Él le pido ayuda.” Ese fue el final, el último acto del “yo”, la personalidad/ego/mente que, después de un período de olvido, desapareció para siempre y fue reemplazado por una Infinita Presencia. La mente se volvió silenciosa; todos los pensamientos fueron reemplazados por un conocimiento interior que emanó de la Totalidad de la Divinidad. Esa revelación se ha descrito en otros lugares y se convirtió en una condición permanente.