El despertar

Una vez fuimos un gran Equipo. Una verdad, una familia.
Nacidos como Uno, nos dividimos. Tribus, facciones, clanes, naciones, religiones, ideologías, ejércitos.
Mi Dios contra tu Dios. Mi verdad contra la tuya.
Nos mataos unos a otros en números incalculables.
Dejamos de escucharnos, dejamos de mirarnos a los ojos.
Caímos en el delirio, adorado en el altar de la creencia.

Poema de la Confianza en la Mente Pura

El Gran Camino no es difícil para aquellos que no tienen preferencias.
Cuando ambos, amor y odio, están ausentes todo se vuelve claro y diáfano.
Sin embargo, haz la más mínima distinción, y el cielo y la tierra se distancian infinitamente.
Si quieres ver la verdad, no mantengas ninguna opinión a favor o en contra.
La lucha entre lo que a uno le gusta y lo que le disgusta es la enfermedad de la mente.

POLARIDAD Y NO-DUALIDAD

Según el Advaita, nos apartamos de nuestra Conciencia originalmente pura y unitiva por la acción limitadora y divisoria de maya que superpone al Ser lo que no-es ocultando así su/nuestra verdadera naturaleza. La raíz y el primer paso de este proceso de constitución de falsas auto-identificaciones es la separación inicial entre el “yo” y el “no yo”.

Dios juega al juego del escondite

Dios juega al juego del escondite, pretendiendo ser gente separada para que el amor, la aventura y la vuelta a Casa puedan tener lugar.
Esta idea de que todos nosotros estamos divididos en personalidades separadas, es indispensable. Sin ella, el universo se desploma en una deidad unificada y perfecta en el Centro.

¿Qué es ser espiritual?

¿Qué es ser espiritual? Muchas personas suelen confundir lo “espiritual” con lo “religioso”, e incluso con lo sobrenatural, o los dominios “astrales”. Pero, de hecho, se trata de cosas bastante diferentes, y esta confusión a menudo deriva en conflictos sociales e incertidumbre.

Trabajo espiritual

El proceso de la racionalización refleja el nivel concordante de evolución de la conciencia. En el nivel de la mente inferior, la visión del color emocional domina o influye el pensamiento. En el nivel de la mente superior, las emociones están transcendidas y el intelecto se vuelve subjetivo y cada vez más abstracto, sofisticadamente preciso, exacto y fiable. Finalmente, la pretensión de una supuesta capacidad de la mente para “saber” algo es trascendida por la inclusión progresiva del contexto para que ese contenido intencional sea sustituido por la gnosis, que es el resplandor espontáneo de la Presencia como Ser.
En la Realidad del místico, no hay espacio ni lugar para que el ego edite o distorsione como conocedor y conocido ya que son uno y lo mismo. La radical subjetividad es pues la fuente de la Verdad, en virtud de la fusión del Ser con la Divinidad y la Totalidad de la Realidad. Eso es lo que se entiende por el término sánscrito “Purusha”, que es la fuente del conocimiento del sabio iluminado o maestro.
La unidad del Ser-identidad es el sustrato del fenómeno conocido como Revelación o Realización. La iluminación es el estado finalizado que sobreviene y es incondicional, total y completo.

Estructura del ser humano

Consideramos que el ser humano está constituido por un ser interior (al cual se le ha dado diferentes nombres en otras tantas culturas y tradiciones: Alma, Centro, Ángel so­lar, Cristo interior, Fuente, Yo superior, Conciencia supe­rior, Guía interior, Ego (con E mayúscula) y que este ser interior dispone de un vehículo de manifestación (llamado frecuentemente «personalidad» o ego) formado de un cuerpo mental, de un cuerpo emocional y de un cuerpo físico que le permite manifestarse en el mundo de la materia.