Un único concepto

Un único concepto
Rate this post

 

Un único concepto

Toda la verdad espiritual está contenida en cada concepto espiritual. De ahí que solo haga falta comprender completa y totalmente un único concepto para comprender todos los demás y llegar así a la realización de lo Real. El secreto del éxito es elegir un concepto o herramienta espiritual y profundizar en el con intensidad, sin descanso, hasta su final definitivo. Puede ser el perdón o la bondad, llevados hasta el absoluto, o puede ser el tercer paso de un programa de “12 pasos”. Luego, hay que aplicarlo a cada pensamiento, sentimiento, acción o conducta, sin excepción. Solo hace falta un escalpelo para diseccionar la totalidad del cuerpo humano, y solamente se necesita un único escalpelo espiritual para diseccionar el ego y liberarse de él. Al principio, lleva esfuerzo, debido a la resistencia, pero cuando la disposición se perfecciona gracias al progresivo sometimiento, la herramienta toma vida por sí misma. Ya no hay un “yo” que lo haga y, con el tiempo, uno se da cuenta de que la herramienta la está dirigiendo alguien diferente al yo personal. Uno no “encuentra” la verdad, de modo que es inútil “buscarla”. La Divinidad se revela a si misma sin esfuerzo alguno.

2 137 600x500 - Un único concepto

Hay una agonía de muerte repentina y, luego, un sobrecogimiento profundo cuando la Verdad de Toda la Creación se revela como el Yo imperecedero, más allá del tiempo, anterior a todos los mundos, anterior a todos los universos, en toda su Absoluta Perfección y Belleza, en el cual y por el cual toda forma es meramente percepción, sin existencia independiente. Todo es Uno; no hay “aquí” ni sujeto ni objeto, ni “yo” ni “tu”. La mente se ha sosegado para siempre. No hay yo individual. Todo es en virtud de su propia esencia, y resplandece espontáneamente en absoluta perfección. No hay causalidad; todo es ya.

El cuerpo es principalmente un “eso”, un juguete de cuerda kármico que lleva a cabo su destino por sí solo. Nunca necesito un “yo” para funcionar. ¿Cómo pudo surgir un pensamiento así y dominarlo todo? No hay nada más maravilloso que volver a casa, al Origen de uno.

El ego se identifica a sí mismo como el hacedor y el experimentador de todo y, por tanto, el centro del cuerpo y la mente. Esto queda reforzado una y otra vez en el pensamiento y el lenguaje, en el cual todas las acciones se prefijan con la palabra “yo”. Con la práctica, se puede reentrenar la mente para que piense con un lenguaje acorde con los hechos de la Realidad. Esto se puede hacer utilizando el término “el/la” en lugar de “mi”. En realidad, es “el” cuerpo o “la” mente, en vez de “mi” cuerpo o “mi” mente. “La” mente tiene sentimientos y pensamientos, y “el” cuerpo actúa. También se puede hacer referencia a las posesiones del mismo modo, como “el” automóvil, en lugar de “mi” automóvil, alfombra, casa, etc. Aunque las formas del cuerpo/ mente/ego están ciertamente incluidas dentro de la Totalidad del Yo, el ego utiliza el término “yo” en su sentido ilusorio. Tanto el cuerpo como la mente son realmente “esos” o “ellos”.

David R. Hawkins: El ojo del Yo, cap. 19

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: