YUSUF Y ZULAIKA

“El corazón que no conoce el mal de amores no es un corazón, el cuerpo privado de la pena de amor no es más que barro y agua. Olvídate del mundo y no pienses más que en la pasión amorosa, pues la región del amor es un remanso de delicias. ¡Que ningún corazón escape a sus dulces torturas! La inquietud amorosa es la que provoca el movimiento eterno del universo, el vértigo del amor es el que hace girar las esferas.

3539_402619833160870_457065346_n

Si quieres ser libre, conviértete  en cautivo del amor; si pretendes alegría, abre tu pecho al sufrimiento del amor. El vino del amor proporciona calor a la embriaguez que, sin él, no es más que gélido egoísmo. El pensamiento del amor refresca el corazón del amante, y la gloria viene hasta aquél que celebra al amor. Si Majnún no hubiera bebido vino de esta copa, ¿de dónde vendría su buen nombre en los dos mundos? Millares de hombres con brillantes facultades pero indiferentes al amor han desaparecido sin que un relato perpetúe sus hombres; y ¡cuántos pájaros de brillantes colores vuelan ignorados por el mundo, mientras que no puede hablarse de amor sin celebrar al ruiseñor y a la mariposa! Puedes perseguir muchos ideales, pero sólo el amor te liberará de ti mismo. No huyas, pues, del amor, ni siquiera del de las apariencias terrestres, pues no hay otra vía que conduzca a la verdad suprema. ¿Cómo podrías leer un libro sagrado, si previamente no has descifrado la humilde tablilla del abecedario?”

Preludio de Yusuf y Zulaika de JAMI