Principio de Agradecimiento

 

Principio de Agradecimiento

Espíritus Parentales a quienes yo amo
Y quien yo sé que me aman
Lleguen a través de la puerta que yo abro
Hagan claro mi camino a vosotros.

Cuando lees esta estrofa quizás te haya pasado por la mente que debí haber llamado a este Principio de amor, sin embargo, el amor es algo que está incluido completamente dentro del principio de balance.

Esto me recuerda que quizás es momento que haga una aclaratoria aquí: La palabra amor en el sistema huna no tiene el mismo sentido que puede tener de modo cotidiano, así que por ello normalmente prefiero evitarla todo lo que pueda hasta que la persona pueda entender exactamente que quiero decir cuando digo amor.

3 42 600x400 - Principio de Agradecimiento

Según lo que dice otro de los siete principios Huna, Amar es estar feliz con algo. Entonces esta definición de amor es muy simple pero tremendamente poderosa, porque deslastra el amor de los terribles dramas románticos de la humanidad.

Entonces cuando yo digo: Espíritus parentales a los que amo, es una aceptación gozosa, no les estoy recriminando, no digo –como dicen muchas personas entre dientes– Dios, deberías ser más bueno conmigo. Estoy feliz con mis Espíritus Parentales, no quiero que dejen de ser lo que son, no les demando que actúen diferente, ni que recapaciten, no quiero que cambien.

Cuando digo que sé que me aman, es una manifestación de fe gozosa. Sé que ustedes están felices conmigo, porque saben que hago lo mejor que puedo, fallo a veces, cometo errores, pero sigo adelante, no me caeré, yo sé que ustedes están felices conmigo, quieren mi bien, me aman.

Cuando digo que lleguen a través de la puerta que abro, significa que estoy abierto a recibir inspiración. Esto es fundamental, es cierto que el Espíritu Parental es el que construye el futuro de la persona, pero lo hace por medio de la misma persona, a través de algo que se llama inspiración, creo que tendré que hablar de esto con más detalle luego. El Aumakua crea un futuro, y luego va guiando de forma consciente e inconsciente a la persona hacia ese destino y permite que se realice, por otro lado, el Aumakua puede entrar en contacto con otros Aumakuas de otras personas involucradas y moverlos inspirativamente para que se amolden al destino que ha construido. Por eso cuando la oración se refiere al Aumakua lo dice en plural: Espíritus Parentales.

La última línea de la oración que parece ser la más inocente es tremendamente importante: «Hagan claro mi camino a vosotros», no significa pedir por inspiración, la inspiración se pidió cuando se les pidió que llegaran por la puerta, aquí se pide que se limpie el camino que va de nosotros a ellos. ¿Qué es ese camino?

Según Huna, el ser humano posee tres espíritus, eso te lo había dicho, lo que no te había dicho es que uno de ellos, el más elevado, el Aumakua, el Espíritu Paternal, no se encuentra en el cuerpo físico sino fuera de él a cierta altura en su cuerpo de energía sutil o kino aka.

Los tres Espíritus: El Espíritu Básico del que ya te hablé ya cuyo nombre es Unihipili, el Espíritu que habla, llamado Uhane, y el Espíritu Parental, cada uno de ellos tiene su cuerpo energético sutil, y a los tres se les llama Kino Aka.

Hay unos cordones que conectan a los cuerpos, estos son de energía sutil y son llamados cordones aka, existen dos principales: Uno que une el Unihipili al cuerpo físico, que es lo que los ocultistas llaman el cordón plateado y los hindúes llaman sutratma. Este cordón es sumamente importante por muchas cosas, pero ante todo para sostener la vida biológica del cuerpo y para que se pueda intercambiar Mana entre el Unihipili y el cuerpo.

El segundo cordón es un cordón aka que normalmente es llamado el cordón dorado por los ocultistas y es lo que los hindúes llamarían antaskarana; este cordón conecta al Kino Aka del Unihipili con el Kino Aka del Aumakua.

Entre el Unihipili y el Uhane no hay cordón aka como tal, porque como ambos residen en el cuerpo se comunican directamente por los canales energéticos del cuerpo, y a través de las vibraciones de las palabras. Este es un asunto tremendamente importante y explica muchas cosas en los desordenes del complejo mente-cuerpo y muchas técnicas de sanación como la acupuntura, la cristaloterapia, y las terapias basadas en meridianos, entre otras. Pero eso es otra discusión.

Los cordones aka y los canales de energía del cuerpo son sumamente importantes por la obvia razón de que la vida depende de ellos, pero hay un canal en particular que tiene una función que es especialmente importante para nuestro desarrollo: Es por medio del cordón dorado que podemos comunicarnos con nuestro Aumakua.

Las plegarias que hacemos, son transformadas por el Espíritu Básico en pensamientos-formas que ascienden por medio de este cordón hasta el Aumakua, lo que sucede a menudo es que el cordón está obstruido, y esto es causado por la existencia de culpas, falta de perdón, complejos, miedos, creencias limitantes, entre otros, y por eso nuestras plegarias nunca llegan a nuestro Aumakua, y por eso nadie responde a nuestras oraciones.

Por esto, «Hagan claro mi camino a vosotros», o limpien mi camino a ustedes, es una petición a que estos Aumakua puedan ayudarnos a limpiar de obstrucciones nuestro cordón Aka dorado para tener una buena comunicación con ellos. ¿Cómo es que llega esta oración para desobstruir si de hecho está obstruido?, a través de todo lo que hacemos en las líneas de la oración abrimos nuestro camino a ellos al menos en un nivel, y es suficiente para abrir una puerta por donde ellos puedan venir a escuchar lo que decimos, y entonces le decimos: Limpien el canal para que siempre estemos en contacto.

Como ves, esta estrofa es de agradecimiento o de aceptación gozosa, de confianza, de fe. Y por qué no decirlo: de amor, porque amar es ser feliz con algo. Y no imagino que cosa pueda ser una mejor muestra de agradecimiento que estar feliz.

Shri Khaishvara: El otro secreto, cap. 2-4