Buscando verdadera felicidad

Buscando verdadera felicidad
4.6 (92.86%) 14 votes

Buscando verdadera felicidad

La felicidad, la verdadera felicidad, la clase de felicidad que no puede ser comprada o vendida o empacada elegantemente, es idéntica a tu propia presencia, a eso que nadie puede darte, y que nadie te puede quitar.

Si buscas a otra persona con el fin de ser feliz, siempre dependerás de ella, siempre temerás perderla, y el miedo y el resentimiento retumbarán por debajo de tu ‘amor’. Te habituarás a complacerla, adormecerás tus pensamientos y sentimientos, cerrarás tus ojos a la verdad y vivirás desde la fantasía y la esperanza. Te harás infeliz tratando de hacerla feliz, tratando de mantenerla a tu lado, de controlarla. Te harás infeliz tratando de hacerla feliz… o forzándote a ti mismo a ser feliz. Eso no es amor, es una adicción hacia la persona. Es miedo disfrazado de ‘romance’. Esa es la mentira.

1x1.trans - Buscando verdadera felicidad

Pero subyacente a cada adicción está el anhelo de volver a casa, de la Madre, en el sentido más profundo de la palabra.

Encuentra el sentido más profundo de Casa dentro de ti mismo, entonces. Haz de tu cuerpo tu casa, haz de tu aliento, de tu vientre conforme sube y baja en el momento presente tu Hogar. Encuentra tu suelo en la sensación de estar vivo. Y en ese lugar de presencia pasa el tiempo con quienes te nutren, con quienes te ayudan a sentirte vivo, con quienes empatizan contigo y validan tus preciosos sentimientos. Cuando ya no tratas de ganar amor, cuando ya no huyes de tus propios sentimientos incómodos, puedes darte el lujo de amar y ser amado verdaderamente.

Invita a los demás a tu campo del amor; deja que se queden, deja que se vayan, honra su camino y recorre el tuyo con valentía. Pero ni por un momento compres la mentira de que la salvación se encuentra en cualquier lugar excepto en el corazón mismo de tu exquisita presencia, el lugar en donde no hay absolutamente nadie que deba ser salvado. El lugar en donde tocas la vida, y en el que eres tocado a cambio, momento a momento…

Porque tú eres el Uno, tu mejor amante, compañero, gurú, Madre, amigo.

Jeff Foster

 

Deja un comentario