Las olas son agua

Las olas son agua
4.5 (90%) 4 votes

Las olas son agua

Cuando ustedes miran a la superficie del océano, pueden ver las olas subiendo y bajando. Ustedes pueden describirlas en términos de altas y bajas, grandes o pequeñas, más vigorosas o menos vigorosas, más bellas o menos bella. También pueden describirlas en términos de comenzar y terminar, nacimiento y muerte. Eso puede ser comparado con la dimensión histórica. En la dimensión histórica nosotros nos preocupamos o inquietamos con el nacimiento y la muerte, más poderosos menos poderosos, más bellos, menos bellos, como el comienzo y el final y así sucesivamente.

5 72 700x465 - Las olas son agua

Observando profundamente, podemos también ver que las olas son también al mismo tiempo, agua. Una ola puede igualmente buscar su naturaleza propia. La ola puede sufrir de miedo y de complejos. Una ola puede decir: “no soy tan grande como las demás olas”, “estoy oprimida”, “no soy tan hermosa como las otras”, “he nacido y he de morir”. La ola puede sufrir de esas cosas, de esas ideas. Pero si la ola se inclina hacia abajo y toca su naturaleza verdadera ella comprenderá que es agua. Entonces su temor y sus complejos desaparecerán.

El agua es libre del nacimiento y la muerte de una ola. El agua es libre de ser alta y o baja, más hermosa o menos hermosa. Ustedes pueden hablar en términos de más bella o menos bella, alta o baja, ‘solamente en términos de olas’. En cuanto al agua se refiere, todos esos conceptos son inválidos.

Nuestra naturaleza verdadera es la naturaleza de no-nacimiento y no- muerte. Nosotros no tenemos que ir a ninguna parte para tocar nuestra naturaleza verdadera. La ola no tiene que buscar el agua porque ella es agua. Nosotros no tenemos que buscar a Dios, no tenemos que buscar por nuestra dimensión última o nirvana, porque nosotros somos nirvana, nosotros somos Dios.

Ustedes son lo que están buscando. Ustedes ya son lo que quieren llegar a ser. Ustedes pueden decirle a la ola: “mi ola querida, tú eres agua. No tienes que ir a buscarla. Tu naturaleza es la naturaleza de la no-discriminación, del no-nacimiento, de la no-muerte, del no-ser y del no no-ser.”

Practiquen como una ola. Tomen su tiempo, busquen profundamente en ustedes mismos y reconozcan que vuestra naturaleza es la naturaleza del no-nacimiento y no-muerte. Ustedes pueden descubrir la libertad, la confianza y el equilibrio en esta forma. Este método de práctica los ayudará a vivir sin temor, y a morir pacíficamente sin pena ni desasosiego.

Si cargan con ustedes la tristeza profunda, si han perdido a un ser querido, si están habitados por el temor a la muerte, al olvido y a la aniquilación, por favor, tomen esta enseñanza y comiencen a practicarla. Si la practican bien, serán capaces de mirar la nube, la rosa, la piedrecilla, o vuestro hijo, con la clase de ojos que el Buda nos ha transmitido. Tocarán la naturaleza de la realidad del no-nacimiento, no-muerte, no-venir y no-ir. Esto puede liberarlos de vuestro temor, de vuestra ansiedad y de vuestro sufrimiento. Entonces pueden tener verdaderamente la clase de paz que los hará fuertes y estables, sonriendo mientras las cosas pasan. Vivir de esta forma los capacitará a ayudar a muchas personas a vuestro alrededor.

Thich Nhat Hanh