Deseo

3 229 648x700 - Deseo

El valor del ascetismo es que descubres la capacidad de estar contento y feliz con sólo los elementos básicos de lo esencial para la supervivencia. Hay una gran alegría al saber que no necesitas nada para ser feliz, ni estímulos externos, como la televisión, la música, la conversación, o la presencia de otras personas o actividades. En un nivel más avanzado, aprendes que incluso el entretenimiento de la actividad mental y los pensamientos puede ser prescindida y que el conocimiento de la existencia es en sí mismo suficiente. Hay una alegría aún mayor cuando el Ser brilla como la Totalidad que excluye toda carencia o alternativa. No hay entonces nada que lleve a desear y ninguna fuente de deseo porque la Totalidad es completa en su identidad como el Infinito “Yo”.

El deseo de dominar

3 107 900x600 - El deseo de dominar

El deseo de dominar, de imponerse y ser obedecido, parece muy íntimamente ligado al hombre. Uno observa esto en un niño pequeño y en lo que llamamos el hombre maduro, el deseo con todas sus sutilezas, sus fealdades y su crueldad. Los dictadores, los sacerdotes y el jefe de familia, ya sea hombre o mujer, todos parecen exigir esta obediencia. Asumen la autoridad que han usurpado o recibido de la tradición, o que les otorga la circunstancia de ser más viejos. Este patrón se repite en todas partes.
El intelecto es consciente de este temor pero no hace nada al respecto, y así construye una sociedad, una iglesia, donde este temor con sus múltiples escapes se alimenta y sostiene. El temor no puede ser vencido por el pensamiento porque es el pensamiento el que ha engendrado el temor. Sólo cuando el pensamiento se halla en silencio, hay posibilidad de que el temor llegue a su fin. El hombre competidor que tiene poder, obviamente carece de amor aunque pueda tener una familia e hijos a los que afirma amar.

Es éste, realmente, un mundo de gran dolor y, para amar, tiene uno que estar fuera de él. Estar fuera es estar solo, no comprometido con el mundo.

Jiddu Krishnamurti: Encuentro con la Vida

El mundo que deseas

1 20 525x700 - El mundo que deseas

El mundo que deseas El mundo que ves es ciertamente despiadado, inestable y cruel, indiferente en lo que a ti respecta, presto a la venganza y lleno de odio inclemente. Da únicamente para más tarde quitar, y te despoja de todo aquello que por un tiempo creíste amar. En él no se puede encontrar amor […]