Reducir nuestra ansiedad

La ansiedad es incómoda. Estuve ajeno a los síntomas durante la mayor parte de mi vida. No fue hasta hace unos años que mis problemas para dormir, la agitación y la preocupación excesiva comenzaron a tener sentido: sufro de ansiedad. La ansiedad es una respuesta normal a eventos desencadenantes o perturbadores: millones de personas la padecen a diario. Una cosa que sé con certeza es que no podemos aliviar la ansiedad con una varita mágica. Es posible que no podamos hacer que desaparezca por completo, pero hay formas que pueden ayudarnos a sentirnos mejor.

Visión para el siglo XXI – Problemas pendientes y atrasados

Problemas pendientes y atrasados ¿Qué es eso que llamamos «problemas»? ¿Llegaremos a no tenerlos algún día? En estas páginas, quisiera hablar de dos tipos de problemas que la mayoría de la gente padece. A los del primer tipo los llamo «problemas atrasados». Los problemas atrasados los constituyen las desdichas y el dolor que arrastramos del […]