La vida orgánica

Por lo general, las influencias planetarias sólo las sienten las personas en masas; de manera que éstas son responsables de las guerras, revoluciones y cosas por el estilo. Un hombre individual está muy poco bajo las influencias planetarias, porque la parte que puede ser afectada por ellas no está desarrollada. Esta parte no desarrollada es la esencia.

Hasta cierto punto, el hombre está bajo la influencia del Sol, y puede estar bajo influencias muy superiores si desarrolla centros superiores y se conecta con estos. De modo que el desarrollo significa pasar de una clase a otra clase de influencias. En la actualidad, estamos más particularmente bajo la influencia de la Luna. Tenemos que volvernos cada vez más conscientes para llegar a estar bajo las influencias superiores.

La base del sueño

Los sueños son desahogos emocionales en el nivel de la percep­ción en los que literalmente profieres a gritos: «¡Quiero que las cosas sean así!» Y aparentemente lo consigues. Mas los sueños son inseparables de su fuente. La ira y el miedo los envuelven, y en cualquier instante la ilusión de satisfacción puede ser invadida por la ilusión de terror. Pues el sueño de que tienes la capacidad de controlar la realidad y de sustituirla por un mundo que pre­fieres es aterrante. Tus intentos de eliminar la realidad son aterra­dores, pero no estás dispuesto a aceptar esto. Por lo tanto, lo sustituyes con la fantasía de que la realidad es lo que es aterra­dor, y no lo que tú quieres hacer de ella. Y de este modo la culpa­bilidad se vuelve real.

El rasgo principal

Cada hombre tiene sus propios rasgos individuales, sus propias debilidades cuando es incapaz de resistir las cosas que ocurren. Estos rasgos o debilidades pueden ser muy simples o muy complicados. Un hombre puede ser capaz de resistirlo todo, excepto la buena comida; otro, todo, excepto la charla, o puede ser perezoso, o demasiado activo. En cierta etapa del estudio de sí es importantísimo descubrir el propio rasgo principal, lo cual significa la debilidad principal. Las principales debilidades de las personas son muy diferentes, y si podemos resistir algo que otro hombre no puede resistir porque sucede que ése es su rasgo principal, esta diferencia en las debilidades nos da la ilusión de que podemos «hacer».

Amortiguadores

  Amortiguadores Amamos a alguien un momento y lo deseamos muerto en el siguiente. Sólo que no lo vemos. Empero, a veces los momentos sobrevienen cuando podemos sentir todas nuestras emociones sobre el mismo tema. Sólo que usted deberá esperar hasta obtener un gusto de tal momento, porque sin un gusto de él, jamás obtendrá […]

La identificación

La identificación Puede decirse que la identificación es estar aferrado por algo, sin ser capaz de librarse de una idea que hay en la mente, aunque esto es un caso extremo. Hay muchas identificaciones pequeñas que son dificilísimas de observar, y éstas son las más importantes, porque nos mantienen mecánicos. Debemos comprender que siempre pasamos […]