Lo que el buda nunca dijo

Muchas citas populares atribuidas erróneamente al Buda tienen un sabor de autoayuda, pero su mensaje a menudo se aparta del significado que se le da. Aquí hay algunos ejemplos comunes.
“Todo el secreto de la existencia es no tener miedo.”
Esta cita, que en realidad es de una charla de 1895 del monje hindú Swami Vivekananda, ejemplifica el omnipresente tropo de autoayuda de que hay algún «secreto» o «clave» para la vida. De hecho, Buda dijo que el maestro «revela lo que está oculto» y «hace claro lo que está oscuro», pero no parece haber sugerido que haya un «secreto de la existencia».

Creación y Destrucción del Karma

La ley es simple. Cada experiencia se repite o se sufre hasta que la experimentas adecuada y completamente por primera vez.
Un momento presente no es sólo un momento presente. Es precioso y sagrado y está preñado de potencial.
Es una invitación para liberar a tus seres queridos de “ti”, ahora y en las generaciones futuras al dejar de participar en la creación del karma.
Liberándote a ti de esa manera, liberas al universo para siempre.

Percepción errónea de la ley del karma

Percepción errónea de la ley del karma. El primer error en la forma de percibir la ley del karma es creer que funciona como un castigo o una recompensa. Creemos que si hemos cometi­do «malas» acciones en una vida pasada, deberemos pagarlo con circunstancias difíciles en esta vida, y que si fuimos bue­nos, seremos recompensados. Esto es una percepción erró­nea de la ley del karma. Ésta es una ley educativa en el mejor sentido de la palabra, y en este sentido, la noción de castigo no existe.

Principio de aprendizaje por la ley del karma

La ley del karma es una ley de amor, y sólo existe para sostener nuestra meta fundamental de evolución y de pleni­tud hacia una manifestación más perfecta de nosotros mis­mos. Lo que llamamos una «mala acción» no es más que una demostración dela ausencia de contacto con la voluntad de nuestro Ello que ocasiona nuestra ignorancia de cierta ley y el olvido de lo que somos. Entonces la ley del karma hará que atraigamos a nuestra vida circunstancias que nos permitirán comprender y respetar la voluntad del Ello al tiempo que seguiremos naturalmente esta ley, y así podre­mos encontrar algo más de nuestra esencia. Por tanto, si una «mala acción» en el pasado atrae una circunstancia desagra­dable en nuestra vida actual, no es en absoluto para casti­garnos (el concepto de castigo es una invención de la mente humana y no existe como ley de la naturaleza), sino más bien para darnos la ocasión de experimentar y de aprender acerca de la ley que quizás hayamos transgredido en una circunstancia pasada.

El mundo, taller espiritual

Rara vez está una persona dispuesta a buscar dentro de sí mismas el origen de sus dificultades, ya que tienden a ser proyectada sobre los demás en el juego interminable de la víctima y el agresor. El posicionamiento de víctima egoísta del ego es tenaz, y el ego jugará el juego hasta el punto de su propia muerte física. Para protegerse a sí mismo, el ego llegará a cualquier extremo.

En la práctica clínica, ves el interminable desfile de los dúos mortales del agresor y la víctima. El patrón no se resuelve ya sea por experiencia, psicología, o espiritualmente hasta que la víctima se hace responsable de algún aspecto de su propia personalidad, aunque representado, interpretó el papel del provocador. Es muy informativo ver el grado de tenacidad por el cual la víctima se niega a reconocer cualquier responsabilidad.

El proceso impersonal de la desidentificación

  El proceso impersonal de la desidentificación   ¿Qué se siente al experimentar una disolución repentina de todas las cosas? La respuesta más directa e inmediata es: ¿quién quiere saberlo? Pero veámoslo del siguiente modo. Sería lo mismo que estar en sueño profundo. Todo el mundo sabe lo que es el estado de sueño profundo, […]

No puede haber renacer

 No puede haber renacer En una ocasión, un visitante bastante joven, que llevaba la túnica ocre tradicional que indicaba su pertenencia a cierta secta hinduista, con el fuego del fanatismo en los ojos, manifestó su consternación ante el hecho de que Maharaj no aceptara la teoría del renacer (reencarnación), que es la base misma de […]