Nada está fuera de la conciencia

5 50 900x627 - Nada está fuera de la conciencia

Nada está fuera de la conciencia. Algunas preguntas sencillas para comprender mejor el significado de «forma y vacío». Para mí, llegar a comprender la idea fundamental de que la forma y el vacío no son dos cosas diferentes sino la misma cosa, sucedió con una simple realización. Con la esperanza de que también pueda llegar a conocer este tipo de experiencia directa, haré todo lo posible para explicar cómo he llegado a comprender lo que significa ser consciente. 

Quién te hace sufrir?

4 2 15 700x700 - Quién te hace sufrir?

¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?… ¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe?…
Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables. Probablemente sea lo más fácil. De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes.

La Mente

4 48 - La Mente

Hasta la muy reciente aparición de la investigación de la conciencia, la religión parecía ser intelectualmente irrelevante, ya que se relacionaba con la historia y acontecimientos ocurridos hace miles de años en culturas extranjeras. La única información que podría ser reclamada realmente interesante era el descubrimiento periódico de los objetos arqueológicos, o fragmentos de documentos históricos, o las confirmaciones geológicas de algunas antiguas escrituras. Las enseñanzas de la iglesia se centraron en los acontecimientos cronológicos del pasado muy distante, y así, para el hombre moderno, la religión histórica, aparte de un conjunto de preceptos morales más que obvio, parecía tener poca relevancia para la vida moderna. El descontento dio lugar a la aparición de las más recientes iglesias aconfesionales que enfatizan la activación de la verdad espiritual y la experiencia de los conceptos religiosos en las actividades diarias.

Conciencia divina

4 32 900x613 - Conciencia divina

Cesar de correr de un lado para otro en el espacio o en el tiempo. Cesar de buscar, cesar de resistir. Cesar, no físicamente sino interiormente.
Y en esta inmovilidad, esta apertura y este silencio, nues­tro ser explota en la luz, como el cosmos ha explotado hace millones de años en una multitud de galaxias, una explosión de vida, de energía, de creación.
Y, sin haber hecho nada, entonces podemos participar en la fiesta, en la celebración de la creación del Universo en la gran risa de Dios.
La vida no es verdaderamente lo que pensamos. Que las puertas se abran y que el camino nos sea mostrado para salir de nuestra gran ilusión. Que nuestra perfección y la del Uni­verso nos sean reveladas.
El Universo es perfecto.

La Crítica

4 17 900x598 - La Crítica

A medida que evoluciona la conciencia, ya no necesita juzgar o las polaridades de bien y mal como guía del comportamiento. La elección de lo que es íntegro y amor sucede espontáneamente, ya que es la expresión natural de una comprensión evolucionada de la vida. El discernimiento espiritual entonces trasciende la necesidad de confiar en el sistema de percepción dualista blanco/negro de un ego menos evolucionado. La moralidad es suplantada por la Realidad y el discernimiento espiritual.

Emociones negativas

3 202 900x535 - Emociones negativas

El contexto de responsabilidad no hará desaparecer instantáneamente todas las reacciones emotivas negativas que todavía podamos tener, porque hace mucho tiempo que ciertos mecanismos se instalaron en nosotros. Sabemos que es impor­tante dejar emerger esas emociones a nuestra conciencia y no suprimirlas. En cambio, esta forma de percibir las cosas nos permite transformar progresivamente esas emociones en tranquilidad y en sabiduría. Es infinitamente más fácil en­contrar nuestro centro y nuestra paz interior en este contex­to. Percibir esta «perfección» del universo nos permite cen­trarnos más rápidamente en nosotros mismos y reencontrar el contacto con nuestra luz interior.

Deseo

3 229 648x700 - Deseo

El valor del ascetismo es que descubres la capacidad de estar contento y feliz con sólo los elementos básicos de lo esencial para la supervivencia. Hay una gran alegría al saber que no necesitas nada para ser feliz, ni estímulos externos, como la televisión, la música, la conversación, o la presencia de otras personas o actividades. En un nivel más avanzado, aprendes que incluso el entretenimiento de la actividad mental y los pensamientos puede ser prescindida y que el conocimiento de la existencia es en sí mismo suficiente. Hay una alegría aún mayor cuando el Ser brilla como la Totalidad que excluye toda carencia o alternativa. No hay entonces nada que lleve a desear y ninguna fuente de deseo porque la Totalidad es completa en su identidad como el Infinito “Yo”.

Fluir de la vida

3 250 - Fluir de la vida

La mejor manera de cambiar las cosas es cesar de resistir a ellas; en ese estado de abandono la acción justa resulta posible.
La responsabilidad nos permite igualmente el desarrollo de la sabiduría al aceptar lo que no podemos cambiar. Aceptar la salida del mundo físico de uno de los nuestros será por ejemplo infinitamente más fácil a partir del contexto de responsabilidad.
El concepto de responsabilidad nos devuelve el poder y la energía, facilitando una real aceptación de la vida y un dejarse llevar. Esta aceptación sana y dinámica, este estado de dejarse llevar, eleva nuestra frecuencia vibratoria y atrae a nosotros imprevistos beneficios suplementarios. Cuando amamos la vida, siempre somos recompensados por ella.

Niveles calibrados de conciencia

3 231 900x580 - Niveles calibrados de conciencia

Con la consciencia de la importancia de los niveles de conciencia, cualquier aspecto de la vida humana puede ser examinado en diferentes niveles. Mientras que todo lo anterior es significativo en la vida terrenal, tiene aún más importancia para el destino espiritual cuando la vida física termina. La conciencia tanto precede esta vida física como continúa mucho después.

Se podría decir que en cierto contexto, el único significado real de esta vida terrenal son las consecuencias que se derivan de la propia realidad espiritual, que tienen una trayectoria atemporal. El destino del espíritu será a mejor o a peor, dependiendo de las elecciones y las decisiones que uno haga. Esta afirmación está de acuerdo con las enseñanzas de todas las religiones principales y los verdaderos maestros espirituales a lo largo de la historia humana.

Las grandes culturas históricas se centraron principalmente en el destino del alma y los preparativos para su transición a otros reinos. Egipto, sin duda se destaca como un claro ejemplo que a todos nos es familiar. Las grandes pirámides son un símbolo de la comprensión del este último destino.